Observatorio de la Lectura y el Libro

Observatorio de la
Lectura y el Libro

Mundo libro

6 de febrero de 2015

La Asociación Alemana de Editores y Libreros apela a sus editores a renunciar al DRM en los ebooks

  • La petición viene impulsada por los libreros alemanes

 

Logo Asociación de Editores y Libreros Alemanes

La Asociación Alemana de Editores y Libreros [Börsenverein des Deutschen Buchhandels] ha solicitado a los editores alemanes  que, “por el bien del ecosistema digital“, renuncien a seguir utilizando sistemas de protección DRM en sus libros digitales. Según denuncian desde la asociación, el DRM está dificultando el papel de los libreros en el mercado del libro digital al empujar a los lectores hacia sistemas de acceso más simples, como el de Kindle o iBooks, beneficiando principalmente a Amazon y a Apple.

La petición de la asociación ha venido impulsada por los libreros alemanes, quienes denuncian las limitaciones que están sufriendo en sus establecimientos a la hora de vender libros digitales y las quejas de muchos clientes por el uso de DRM. Los libreros independientes han señalado además que el servicio posventa se ha vuelto demasiado caro, ya que a menudo es necesario ayudar a los lectores con las manipulaciones técnicas del DRM. Y es que, aunque está descendiendo el número de editores alemanes que usan estos sistemas, es aún una práctica común y no son pocos los autores que solicitan protección técnica para sus libros digitales en los contratos de edición. La solución, por tanto, no parece tan sencilla, por lo que desde la asociación se apela, en la medida de lo posible, a renunciar a sistemas DRM duros y a utilizar alternativas más suaves como las marcas de agua.

Alternativas al DRM

El DRM es un sistema utilizado por autores y editores para evitar el consumo no legal de obras protegidas por derechos de autor o limitar los usos permitidos de dichas obras. Tal y como recoge Julio Alonso Arévalo en esta entrada  en el blog Universo Abierto, su estipulación legal se basa en un tratado aprobado por la comunidad internacional en el seno de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) en 1996, que fue ratificado por la directiva comunitaria 2001/29/CE de 22 de mayo denominada “Derechos de autor en Internet” . Pero estos sistemas de protección engloban varias técnicas que, aunque pueden ayudar a gestionar los derechos electrónicos con cierta seguridad, también permiten al propietario de los derechos o a su distribuidor autorizado controlar el uso de los contenidos por parte de los usuarios, pudiendo atentar contra la salvaguarda de la intimidad del consumidor. Algunos autores consideran que precisamente el uso de DRM muy restrictivos es una de las causas del lento despegue del mercado del libro electrónico.
 

Logo Proyecto Apollo 1201

Por todas estas razones algunas empresas están experimentando con sistemas alternativos como el sistema SiDiM (Universidad Darmstadt, Alemania), cuya propuesta consiste en añadir marcas de agua a cada ebook vendido; o Digimarc Guardian Watermarking for Publishing, desarrollado por la editorial Harper-Collins, que añade una marca de agua invisible para el cliente cada vez que se hace una transacción. La marca de agua es también el sistema utilizado por Digital Intangible en Seebook . Desde otros frentes, como la Electronic Frontier Foundation, van más allá: el proyecto Apollo 1201  se propone erradicar el DRM de nuestras vidas en un plazo de diez años.

Uso de DRM en España

Como recoge la consultora Mariana Eguaras en una entrada en su blog ,  el DRM Adobe Digital Editions es un tipo de DRM duro utilizado en España por un gran número de editoriales. Con este sistema, el comprador de un ebook debe realizar trámites engorrosos como descargar el programa Adobe Digital Edition para leer los ebooks, registrarse en Adobe y validar el registro, entre otras acciones. Además, las editoriales deben pagar a Adobe por utilizar este DRM, lo que redunda en un aumento del coste y del precio final del ebook que, de un modo u otro, se traslada al comprador/lector. Por esta razón crece la tendencia hacia sistemas más blandos como el DRM social o incluso, la eliminación total de DRM por parte de algunas editoriales españolas.
 

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte