Observatorio de la Lectura y el Libro

Observatorio de la
Lectura y el Libro

Universo Bibliotecas

25 de noviembre de 2015

Un informe del Gobierno Vasco analiza los contenidos y servicios y los modelos de gestión de las plataformas de préstamo digital

  • Según el informe La biblioteca infinita, un catálogo amplio de libros electrónicos y una amplia oferta de contenidos son algunos de los factores de éxito de las plataformas de préstamo digital
  • En el nuevo entorno digital, el espacio físico de la biblioteca concebido para el encuentro, el estudio y la lectura se transforma incorporando y favoreciendo el emprendizaje, la creación artística, la formación o la empleabilidad
  • eLiburutegia es la plataforma propia del Gobierno Vasco que espera ofrecer un catálogo de 10.000 títulos a finales de 2015  
Portada del informe

El Gobierno Vasco acaba de publicar el informe La biblioteca infinita, elaborado por Dosdoce, en el que, con el fin de estudiar cómo enriquecer la plataforma eLiburutegia, analiza los modelos de gestión de las principales plataformas de préstamo digital de las bibliotecas del mundo, el tipo de licencias que se están utilizando y las tendencias respecto al tipo de contenidos y servicios.

Se trata de un interesante documento que seguro ayudará a la hora de diseñar una estrategia dirigida a implementar las colecciones y servicios digitales de las bibliotecas.

Plataformas comerciales y plataformas propietarias

El informe registra dos modelos de gestión de los servicios de préstamo digital: las plataformas comerciales que aportan todo tipo de servicios de préstamo digital, y las plataformas propietarias que dotan a las bibliotecas de una mayor autonomía, puesto que deciden sobre el tipo de contenidos que quieren ofrecer y sobre el tipo de funcionalidades y las mejoras que quieran incorporar.

Con las plataformas comerciales se adquiere el derecho de uso de una tecnología para préstamo de contenidos, predefinida por el proveedor, por un tiempo determinado y supone contar con un catálogo basado en la compra por paquetes de títulos. Entre ellas se encuentra eBiblio, impulsada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, con la colaboración de las comunidades y ciudades autónomas, gestionada por Odilo, para toda la red de Bibliotecas Públicas del Estado. En el ámbito internacional destacan Overdrive o 3M Cloud.

Disponer de una tecnología propia requiere una mayor implicación, los bibliotecarios pueden participar en la selección de los contenidos y el catálogo se basa en la compra título a título, más adecuado y acorde a las demandas de los lectores. En Europa, el informe analiza la plataforma Bibook de Grenoble (Francia) y E-boeken in de Bib de Flandes. En Estados Unidos destaca Library Simplified de la Biblioteca Pública de Nueva York. Y en nuestro país el proyecto eLiburutegia en Euskadi.

Además, el documento recoge experiencias de bibliotecas que ofrecen nuevos servicios, como la biblioteca de Aarhus en Dinamarca alrededor de los juegos y la tecnología, la Brooklyn Public Library sobre ofertas de empleo, la Chatanooga Public Library relacionada con la educación y la formación, la Fountaindale Public Library y la Skokie Library que habilitan áreas de trabajo, estudios de grabación o auditorios, o la biblioteca pública de Assen, en Holanda, con pantallas táctiles gigantes y uso de aplicaciones de geoposicionamiento.

Como se observa, en el nuevo entorno digital los propios espacios físicos de las bibliotecas se transforman con la incorporación de nuevos servicios como el emprendizaje, la creación artística, la formación o la empleabilidad, en los que el uso de la tecnología adquiere especial relevancia. No obstante, los autores inciden en que el desarrollo y mantenimiento de este tipo de servicios debería abordarse contando con la colaboración de otras bibliotecas.

En la actualidad se están empleando nueve modelos de licencia

El informe ofrece un repaso por cada uno de los modelos de licencia:

  • licencias con limitaciones en el número de préstamos (por lo general entre 20 y 26)
  • licencia con caducidad (normalmente 2 años)
  • licencias sin caducidad (sin límite temporal, hasta un máximo de préstamos pactados)
  • licencia de usuarios no concurrentes (suele implicar listas de espera)
  • licencia de usuarios concurrentes (pago por préstamo a varios usuarios de forma simultánea)
  • licencia perpetua (el libro digital pasa a formar parte del fondo permanente de la biblioteca)
  • licencia de pago por préstamo (la biblioteca sólo paga al editor cuando el usuarios pide prestado el libro)
  • suscripción (adquisición de contenidos o servicios durante un tiempo determinado, por meses o años)
  • acceso abierto (libre y gratuito a cualquier contenido, especialmente en el ámbito académico y científico)

Un catálogo amplio de ebooks, licencias de préstamo sin caducidad, plataformas propietarias y una amplia oferta de contenidos son algunos de los aspectos clave en el préstamo digital

El estudio identifica una serie de factores que contribuyen al éxito de las plataformas de préstamo digital, como son un amplio catálogo de libros electrónicos, con un promedio de más de 10.000 títulos; la formación de los bibliotecarios en el funcionamiento de la plataforma para que puedan recomendar su uso a los usuarios; la compra de licencias de préstamo sin caducidad; el fomento de la lectura en pantalla por medio de clubes de lectura digitales, blogs y redes sociales a través de campañas que impliquen a las escuelas, los autores y los editores; un mayor control de la tecnología que aporta la puesta en marcha de plataformas propietarias; una amplia oferta de contenidos que incluya apps educativas, libros autopublicados, contenidos generados por los usuarios, videojuegos, cine o música; y contar con una app de lectura propia que permita conocer los patrones de lectura de sus lectores.

Las restricciones en el acceso al contenido, los sistemas de protección, los diferentes modelos de licencia o la inversión, entre los retos a superar

No obstante, también se señalan los retos a los que se enfrentan las plataformas de préstamo digital como son las restricciones en el acceso al contenido (completo o fragmentado, tiempo limitado o indefinido, etc,), los sistemas de protección (DRM) para evitar la distribución no autorizada del contenido, los diferentes modelos de licencia (compra a perpetuidad, adquisición de licencias por uso, acceso o suscripción, con o sin caducidad, o una combinación de diferentes modelos), el préstamo de los soportes de lectura y los formatos propietarios o universales, la inversión y la transformación de los servicios y contenidos de las bibliotecas.

eLiburutegia, la apuesta del Gobierno Vasco

eLiburutegia  es la plataforma propia que el Gobierno Vasco lanzó en noviembre de 2014, con una inversión incial de 340.000 euros, y 350.000 euros este año 2015 para la renovación y compra de nuevas licencias. Hasta el pasado mes de septiembre, más de 7.000 socios han realizado más de 23.000 préstamos de los más de 7.500 libros digitales de la plataforma. Su principal característica es que, frente a modelos en los que se imponen lotes preseleccionados y servicios estandarizados, ellos deciden qué contenido y nuevos servicios ofrecen en cada momento.

La previsión es que a finales de 2015 la oferta de libros alcance los 10.000 títulos, a los que pueden acceder, mediante lectura en streaming o descarga en el dispositivo, los 700.000 usuarios de las 230 bibliotecas de la Red de Lectura Pública de Euskadi, más las bibliotecas municipales de Bilbao y San Sebastián, que en julio de este año se sumaron al proyecto.

Un comité formado por bibliotecarios son los que realizan la selección del catálogo que incluye, tanto libros digitales protegidos por el DRM de Adobe, como licencias de libre acceso. Según el acuerdo entre el Gobierno Vasco y los editores de Euskadi, extensible al resto de editoriales del Estado, cada licencia da derecho a 20 préstamos, con una duración de 21 días cada préstamo.

Con esta iniciativa, las bibliotecas contribuyen a la creación y consolidación de hábitos de descarga y lectura legales, frente a los no autorizados y se contribuye, además, a dinamizar el mercado del libro.

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte