Observatorio de la Lectura y el Libro

Observatorio de la
Lectura y el Libro

La lectura y los lectores

14 de noviembre de 2014

Resumen del I Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil

  • Casa del Lector acogió el 3 y 4 de noviembre esta jornada donde se reflexionó sobre el acceso a la lectura de las personas con dificultades lectoras y se presentaron una serie de buenas prácticas en Lectura Fácil
Logo del I Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil

La Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) organizó con la colaboración de este Ministerio, la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Altavoz, Dilofácil, Factoría de Arte y Desarrollo, la Embajada de Portugal y el Instituto Camões, el I Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil, que tuvo lugar el 3 y 4 de noviembre en Casa del Lector (Madrid). La jornada “Letras para todos, sirvió de foro en el que diferentes profesionales que trabajan por el acceso a la información y a la cultura de las personas con discapacidad contaron sus experiencias.  

La accesibilidad es un derecho, no un privilegio

La primera sesión arrancó con la proyección de un vídeo realizado por FEAPS para promover la Lectura Fácil donde se explicaba el Proyecto Pathways II, una iniciativa europea para fomentar la accesibilidad cognitiva de las personas con discapacidad intelectual.

Posteriormente tuvo lugar una mesa titulada “La lectura fácil, un derecho indiscutible”, en la que intervino Carolina García Flor (formadora en Lectura Fácil) que expuso los conceptos básico de Lectura Fácil, que definió como un método para adaptar textos para que sean comprensible para personas con dificultades lectoras como personas con algún tipo de discapacidad, personas mayores o personas que no conocen el idioma del país en el que residen.

Inés de Araoz (asesora jurídica de FEAPS) explicó el contexto legal en el que se enmarca la Lectura Fácil, considerado como un derecho indiscutible. Recordó que la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad establece que los estados deben proporcionar medidas que posibiliten el acceso, ya que la accesibilidad es una condición previa para que las personas puedan vivir de forma independiente y participar plenamente en la sociedad. También expuso algunos pasos que se habían dado en nuestro país en el terreno legislativo, como la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas, donde se habla de Lectura Fácil. Defendió que la estrategia pública debe encaminarse a la cultura para todos recordando algunas medidas como la adquisición para las bibliotecas públicas de materiales en Lectura Fácil, o promover la adaptación a Lectura Fácil de obras literarias de éxito.

La mesa continuó con la presentación “Promoviendo la lectura fácil a nivel europeo”, de Sandra Marques, técnico de autogestión en la entidad Inclusion Europe, una organización que actúa como un grupo de presión a nivel europeo. Recordó que la accesibilidad es un derecho y no un privilegio, ya que el acceso a la información es un elemento clave para la participación plena de la ciudadanía. Por último, Rudi Mallasch, jefe de comunicación de Lebenshilfe (institución alemana similar a FEAPS), repasó el largo camino recorrido por su organización desde que nació en 1958. Actualmente cuenta con 135.000 socios y con más 4.200 servicios e instituciones. Señaló que durante estos años de experiencia se han ido consiguiendo algunos logros, por ejemplo en comunicaciones instituciones, como un suplemento de información del Parlamento que se realiza en Lectura Fácil y que reciben todos los miembros del Parlamento alemán, aunque queda mucho por hacer.

Después tuvo lugar la mesa inaugural, en la que Antonio Basanta, vicepresidente ejecutivo y director general de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, expresó su admiración por el trabajo desempeñado por las entidades participantes, y recordó que la lectura "nunca puede ser ni exclusiva ni excluyente". Igualmente propuso establecer un marco de colaboración para poner en marcha iniciativas conjuntas. Por su parte, Luis Cayo, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), calificó la situación de la Lectura Fácil en España como mala, a pesar del buen entendimiento con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y con otros organismos competentes, aunque recordó que desde 2003 está pendiente en España y en la UE una legislación básica común. Raquel Cárcamo, presidenta de la Cooperativa Altavoz y miembro de la junta directiva de FEAPS, señaló que el encuentro era una ocasión inmejorable para compartir experiencias y generar sinergias que permitan mejorar y seguir avanzando y pidió hacer un esfuerzo para incorporar la Lectura Fácil en todas las esferas de la vida. Por su último, Mónica Fernández, subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras españolas, indicó que el Plan de Fomento de la Lectura, que viene desarrollándose en distintas fases desde el año 2000, ha ido incorporando aspectos relacionados con la Lectura Fácil por ser una estrategia inclusiva e integradora. Comentó los contactos que el Ministerio y las asociaciones están llevando a través de diversos canales, como el Foro de Cultura Inclusiva, así como los proyectos y programas. Por último, recalcó el compromiso de la Administración para atender las necesidades de las personas con dificultades lectoras y promover el ejercicio de un derecho como es el acceso a la cultura.

Acercar la literatura a todos los lectores

Óscar García, director de Dilofácil, inauguró la segunda jornada del encuentro con la mesa redonda “Lectura fácil: una estrategia de acercamiento de las letras al público”. Ofreció una introducción a la Lectura Fácil recordando que en su centro se sitúan los lectores, a los que se trata de hacer llegar un texto comprensible, que es lo mismo que un texto simple sino contar lo que realmente es relevante aplicando unas pautas de redacción y diseño pero manteniendo la esencia y el sentido del original. 

Posteriormente se abordaron distintas experiencias en Lectura Fácil en el campo de la literatura. En primer lugar, Raquel Cárcamo y Sara Rodríguez, de la Cooperativa Altavoz, presentaron el proyecto Léelo Fácil, una iniciativa de inclusión a través de la lectura impulsado por FEAPS, subvencionado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y que ha contado con la participación de Altavoz, Dilofácil, la Asociación de Lectura Fácil de Cataluña, Euskadi Lectura Fácil, FADEMGA, y la empresa Oneclick. El proyecto se enfrentó a un doble reto: por un lado, adaptar a Lectura Fácil dos obras literarias elegidas en una votación online (dos Leyendas, de Bécquer, y Las voces del futuro, de Jordi Sierra i Fabra), que posteriormente fueron traducidas al catalán, euskera y gallego; y por otro lado, hacerlo en un formato digital que ofrece muchas posibilidades como incluir imágenes, música, etc. pero que también tiene el riesgo de distraer al lector. El resultado son dos aplicaciones gratuitas para tabletas disponibles en Google Play y App Store.

María José Marrodán, pedagoga y escritora, contó su experiencia como autora de dos novelas originales en Lectura Fácil, un proyecto, que arrancó en 2008 en ARPS, un centro dedicado a personas discapacitadas de La Rioja. Para la autora era básico conocer los intereses de estas personas, así que recabó información sobre el tipo de historia que querían leer y comenzó los ensayos y reuniones para elaborar una historia novelada. El resultado, que tardó dos años en ver la luz, fue la obra El misterio de los retratos desaparecidos, publicada por Everest. En 2013 apareció La calle 25, otra novela original en Lectura Fácil que también contó con la participación y colaboración de un grupo de personas con discapacidad.

Por su parte, Maribel Riaza, directora de Relaciones Institucionales de Everest, ofreció la visión de una editorial respecto a la Lectura Fácil señalando que las editoriales empiezan a ver que hay una demanda y una necesidad por ofrecer libros adaptados a Lectura Fácil. Expuso dos proyectos desarrollados por Everest: un proyecto de Lectura Fácil en bibliotecas vinculadas a la obra Social de Caja Madrid para ofrecer este tipo de materiales y hacer accesibles las bibliotecas a colectivos relacionados con la discapacidad; y por la colección Fácil de Leer, que arrancó en 2012 y que por el momento consta de 8 títulos originales en Lectura Fácil de temáticas muy diversas.

Rebeca Barrón, directora de la Asociación Argadini, explicó algunas de las actividades creativas que desarrolla esta entidad que busca la integración cultural y social de las personas con discapacidad intelectual y trastorno del espectro autista, como un taller literario que permite a sus participantes entrar en contacto en un mundo tan restringido como el literario.

Esta mesa se cerró con la intervención de Ula Bohman, directora del Servicio de Adaptación de Textos de la Fundación Lectura Fácil de Suecia, que expuso la experiencia sueca en este campo y la trayectoria de esta entidad, que nació en 1987 por decisión del Parlamento Sueco. La Fundación publica semanalmente un periódico que leen aproximadamente 100.000 personas, además cuenta con una editorial, que ha publicado unos 1.000 libros y que anualmente edita unos 25 títulos de todas las temáticas. También cuenta con un servicio de información y formación, que desarrolla unos 150 servicios al año como talleres de formación y adaptación de textos a Lectura Fácil. Anunció que a partir de enero la Fundación pasará a formar parte de la Agencia Sueca de Accesibilidad, organización perteneciente al Ministerio de Cultura.

Seis buenas prácticas en Lectura Fácil

El encuentro sirvió para conocer seis experiencias en torno a la Lectura Fácil desarrolladas en diferentes ámbitos:

  • Ismael Garzón, coordinador de Atención Directa de la Asociación Gorabide, explicó la experiencia de accesibilidad al Museo de las Encartaciones-Casa de Juntas de Abellaneda. El proyecto tiene a las personas con discapacidad en el centro de todo el proceso, que además ha supuesto la colaboración de entidades diferentes que comparten el objetivo de hacer más accesible la oferta cultural de este museo. Para ello adaptaron a Lectura Fácil los textos de una exposición temporal, que fue validado por un grupo de contraste, además incluyeron códigos QR para poder acceder a los audios de estos textos. Posteriormente se dio en segundo paso con creación desde el principio de los textos a Lectura Fácil de otra exposición.
  • Isabel Mateo, de ADISLI (Asociación para la Atención de Personas con Discapacidad Intelectual Ligera e Inteligencia Límite) expuso el proyecto del Club de Lectura Fácil de esta entidad, concebido no como un grupo para leer juntos, sino como un grupo de trabajo estable y heterogéneo para elaborar textos en Lectura Fácil que sean lo más accesible. La experiencia arrancó en 2013 con la triple intención de ayudar a las personas con dificultades lectoras, formar a personas de la entidad en la redacción y valoración de textos en Lectura Fácil, y crear un órgano consultor para la elaboración de textos en Lectura Fácil solicitados por entidades externas. Este Club de Lectura Fácil, en el que han participado 35 personas, ha elaborado y validado materiales internos y externos como una guía práctica sobre el hogar, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, o la validación de la accesibilidad de los cajeros y máquinas del Metro de Madrid.
  • Lourdes Casas, del Centro San Juan de Dios de Valladolid, comentó la experiencia “Podemos cantar en el coro”, que consistió en la adaptación de un cancionero a pictogramas para que las personas con dificultades lectoras que formaban parte del coro de esta institución pudieran cantar. A pesar de las dificultades, la experiencia puso de relieve el alto grado de satisfacción y reconocimiento de los participantes.
  • El club de lectura “La Odisea”, que desde hace 5 años desarrolla la Asociación Fray Serafín Madrid Soriano de Cuenca,  se integra en un servicio de ocio inclusivo. Las sesiones semanales del club se desarrollan en la Biblioteca Pública Fermín Caballero y forma parte del programa Biblioteca Solidaria de Castilla-La Mancha. Los participantes han leído obras clásica adaptadas a Lectura Fácil de la colección Kalafate (Editorial Almadraba) como La Odisea, Drácula o La isla del tesoro. La lectura en grupo de la obra se combina con actividades prelectoras, como la investigación de la época de la que trata el libro, además de contar con recursos audiovisuales complementarios, como resúmenes en power point, películas o mapas interactivos para seguir la historia.
  • Antonio Andújar, director de ONCADIS (Oficina de Centros y Servicios de Apoyo a Personas con discapacidad), presentó una experiencia en el ámbito laboral e impulsada desde una empresa privada como Activa Mutua 2008, una muta de accidentes de trabajo. Explicó que están utilizando la Lectura Fácil como una herramienta para llegar a sus mutualistas, ya que las informaciones y servicios específicos se están adaptando a Lectura Fácil, por ejemplo, una guía de primeros auxilios y atención básica.
  • María José Martín, Mila Marcos e Inmaculada Rojas, de ASPRODES-FEAPS Salamanca, repasaron cómo fue la experiencia de su organización desde que en 2012 tuvieron la idea de poner en marcha un proyecto de accesibilidad cognitiva en espacios comunitarios. La iniciativa incluye una tarea de formativa previa, además de una serie de actividades entre las que destacan: el club de Lectura Fácil que quincenalmente tiene lugar en la Biblioteca Pública Casa de las Conchas, además del grupo “cuentahistorias”, dirigido a personas no lectoras; y otro semanal en la Biblioteca Municipal Torrente Ballester, donde además se ha impulsado la adquisición de libros en Lectura Fácil, así como su distribución en el resto de bibliotecas municipales de la ciudad. También están trabajando en la adaptación de textos a Lectura Fácil, como el proyecto de adaptar tres cuentos de Unamuno.

Enrique Galván, director de FEAPS, cerró el Encuentro agradeciendo la participación de todos los asistentes en una jornada que ha hecho visible lo que se está haciendo en España y en otros países en relación a la Lectura Fácil, y recordó que el desarrollo de la accesibilidad cognitiva es una tarea pendiente para la sociedad española.


 

 

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte