Cabecera Tebeos

Tebeos

Introducción

Ilustración

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte apadrina una exposición que intenta ofrecer un panorama actual y completo de la creación española de cómics y, a la vez, reivindicar la utilización del nombre tradicional español del género: TEBEOS.
Este género, si bien durante el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX fue escasamente considerado, ha ido ganando en reconocimiento social y cultural en los últimos años hasta convertirse actualmente en un fenómeno editorial emergente. La prensa y la radio le dedican cada vez más espacio; las librerías generalistas lo incluyen en su oferta; desde las instituciones, especialmente el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, se ofrece un apoyo entusiasta; sus lectores crecen sin cesar; en resumen se está generalizando el término “noveno arte”, para calificar su relevancia.
El cómic llega a los lectores a través de tres formas: cuadernos, de aparición periódica y con personajes fijos, dirigidos a un público infantil y juvenil, con predominio del manga aunque también de humor o de aventuras; revistas, de mayor formato y precio más elevado que los cuadernos, que se dirigen a un público juvenil o adulto y se venden en quioscos (Claro que sí o El Jueves) y también en librerías especializadas (Malavida, Cabezabajo o Nosotros Somos Los Muertos); y por último, álbumes o novelas gráficas, que contienen una historia completa, presentan una edición más cuidada, y más emparentada con los libros, y recogen la mayor parte del cómic de calidad, de manera que las producciones de autores imprescindibles, ya sean clásicos o actuales, están publicadas bajo este formato; por otra parte utilizan la librería como canal de venta y logran mayor presencia en las bibliotecas públicas.
La evolución de la producción editorial ha seguido un ritmo ascendente. El número de títulos en 1983 fue 249; en 1999, 405 (un aumento de 156 títulos en 16 años); en cambio, a partir de 2000, el aumento es espectacular: en 2005, se sube a 1.739 títulos y en 2008 se llega al máximo histórico de 3.115; en los dos últimos años se ha producido un ligero descenso, que procede del ajuste de la producción para adaptarse al mercado y para ofrecer una selección de mayor calidad. Sin embargo, se incrementa el número de títulos vivos en el catálogo hasta 7.586 títulos y la tirada media crece un 6,4%, llegando hasta 13.391 ejemplares. Esta tirada triplica la tirada media del sector del libro y es la más elevada de las registradas por las diversas materias.
Las cifras de edición de cómics desde las Comunidades Autónomas españolas muestran el liderazgo de Cataluña en todas sus magnitudes: mayor número de títulos editados, con más del 81% del total de la oferta; mayor número de ejemplares editados (el 93,7% del total); tiradas de un 16% por encima de la media, y mayor número de títulos vivos en el catálogo (casi el 83% del total de la producción).
Durante el año 2010 participaron en el mercado español del cómic un total de 184 editoriales. Sin embargo, el 68,9% de la oferta de títulos procede de 10 editoriales:Planeta DeAgostini (que ha editado 1 de cada 4 títulos de cómic en 2010), Panini, Glénat, Norma, Astiberri, Aleta, Ivrea, Saure, Ediciones B y La Cúpula. Las 174 editoriales restantes solo produjeron el 31,1% de títulos.
 

Ilustración

En la actualidad, las publicaciones españolas de este género luchan por abarcar mayor cuota de mercado y número de lectores en la oferta nacional, haciendo frente a la creciente demanda de novedades procedentes del extranjero, principalmente de Francia, Japón y Estados Unidos. A pesar de que en 2010, el 65,4% de la oferta española de cómics fueron traducciones, se registra un descenso del 11,6% en la traducción, así como un incremento en la producción de títulos españoles no traducidos. Estos últimos representan en 2010 casi el 34% de los títulos publicados, mientras que en 2009 fueron solo el 21,7%. El manga japonés comenzó bajo el formato grapa, asentándose definitivamente con el formato típicamente japonés (lectura de derecha a izquierda y publicación en tomos recopilatorios) de la mano de la editorial Glénat. Su consolidación en el mercado español, liderado por las editoriales Planeta y Norma, además de la citada Glénat, se alcanza en el año 2005. En la actualidad acapara el 22,6% de las traducciones, lo cual supone un descenso con respecto a 2009 (34%). Se han señalado como razones de este descenso el que el consumidor sea muy joven y sin poder adquisitivo, el aumento de las descargas ilegales o la falta de grandes best sellers que arrastren al mercado. El inglés es, no obstante, la lengua más traducida, con el 50,9% de las traducciones de cómics y el 33,3% de la producción en esta materia. El cómic norteamericano ha ido evolucionando a lo largo de los años del formato comic-book con una periodicidad mensual y unas 40 páginas de media en los últimos años, al formato libro TPO (trade paperback),un recopilatorio más cómodo para el fiel coleccionista español con una media de páginas superior a 100. La compra de los derechos de DC Comics (editorial con títulos consagrados como Batman, Superman o La Liga de la Justicia) por parte del Grupo Planeta, supuso un vuelco espectacular en la presencia del cómic estadounidense en España. Desde Europa, con el liderazgo del cómic franco-belga (12,6%), los títulos de cómic con mayor demanda en España son los del género fantástico y de ciencia ficción, aunque también hay espacio para el género negro y policíaco e historias de piratas, que tienen como principal destinatario al público adulto y, en menor medida, al infantil y juvenil. Las traducciones del italiano siguen en número a las francesas, con un 5,3%. Existe una creciente oferta nacional que se está viendo reforzada en los últimos años con las reediciones de clásicos, adaptaciones de obras de la literatura universal, creación de cómics de fantasía heroica y ciencia ficción y, en menor medida, del género negro y policíaco.
 

Ilustración

Desde principios de los años 90 Internet viene revolucionando el mundo del cómic. Hasta entonces, el aspirante a historietista tenía a su alcance la posibilidad de difundir sus creaciones a través de fanzines, publicaciones no profesionales producidas por aficionados, que normalmente circulaban de forma gratuita o a precios reducidos, con la finalidad, en este último caso, de permitir su supervivencia. Este medio facilitaba, pues, la incorporación al mercado de autores noveles. El desarrollo de Internet va a ofrecer un nuevo medio de publicación y la posibilidad de difundir a gran escala estas y otras publicaciones. El fanzine, hasta entonces impreso, encuentra un nuevo soporte que no excluye necesariamente al anterior. Hoy es frecuente encontrar en la red fanzines digitales y gratuitos, unas veces publicados exclusivamente en soporte digital y otras de forma paralela a su edición en papel. A veces el fanzine se traslada a la Red tiempo después de su edición impresa. Por ejemplo, la revista Malavida, cuyo primer número puede descargarse desde hace unos meses en la página web de la Asociación Cultural Malavida; o Dominguín, una publicación emblemática en la que colaboraron los principales ilustradores catalanes de 1915 y 1916, que está siendo digitalizada para hacerla accesible desde el portal Tebeosfera.
Otras veces es la publicación digital la que da el salto al papel, como Cómics 2.0: Antología del webcómic 2010, que en su segunda edición reúne en un solo volumen una selección de material de más de 60 autores. Desde hace una década van ganando popularidad en España los webcómics, historietas que, con una periodicidad establecida y pudiendo adoptar diversidad de formatos, se publican a través de Internet. Muchos de los webcómics pioneros en España, como ¡Eh, tío!, Dragon Mail o El Listo, pueden encontrarse actualmente en WEE (Webcómics en Español), un portal creado en 2004 que cuenta actualmente con más de 680 cómics ordenados por categorías, además de foros, talleres, concursos, tutoriales y un fanzine anual, WEEzine, que recopila webcómics procedentes de España y Latinoamérica; organiza desde 2008 el Concurso Nacional de Webcómics en Español. Este portal constituye hoy en día el anillo de historietas en español de referencia. La posibilidad de autopublicar las creaciones se ve además potenciada por la proliferación de portales que sirven como lanzadera de los creadores noveles. Entre los proyectos más recientes cabe mencionar Editatucomic.com o THELunes, iniciativa cultural hecha por y para los lectores.
 

Ilustración

Pero el panorama actual va más allá de estos cambios, ofreciendo además nuevos soportes de lectura. Hasta no hace mucho el “noveno arte” parecía mantenerse alejado de los debates mantenidos en el mundo editorial en torno a la llegada del libro electrónico. Los dispositivos existentes no reunían los requisitos necesarios para alcanzar una experiencia lectora satisfactoria en el caso del cómic (pantallas pequeñas, ausencia de color, baja resolución…). Pero la irrupción de dispositivos como el iPad, que facilitan una experiencia lectora bastante próxima a la del papel, está generando mayor interés, más posibilidades en la edición digital del cómic y nuevos modelos de negocio, especialmente en formatos como el comic-book americano o el manga, basados en entregas periódicas. De hecho, este último parece haber encontrado en los dispositivos móviles un buen soporte, especialmente en países de gran consumo como Japón, donde cuentan incluso con un premio al manga para el móvil, el Premio Keitai Comi Taisho. Desde Estados Unidos, por ejemplo, tanto Marvel como DC o Image ya disponen de aplicaciones para el iPhone o el iPad que permiten la descarga de títulos del género a precios inferiores a sus ediciones en papel. Izneo, el portal francés en el que están presentes la mayoría de las editoriales francesas, ofrece al lector la posibilidad de leer cómics por alquiler: diez días por 1,99€.
En el caso de España ya se han puesto en marcha algunas iniciativas dirigidas al consumo de cómics en pequeñas pantallas: en 2009 la editorial Saure con Ave!Comic presentó el primer cómic digital en castellano, La carrera del sol, para el iPhone y el iPod Touch, y más recientemente la serie Quotidianía Delirante, de Miguelanxo Prado, que alcanzaba el número uno entre los libros gratuitos de la tienda Appstore. Esta serie contaba con animaciones y efectos especiales conseguidos mediante la aplicación del iMotion Cómic (un nuevo formato de cómic digital para el iPhone y el iPod Touch). A iniciativas internacionales como Ave! Cómics, Robot Cómics o iMotion Comic, se suma una española: Koomic.com, la primera gran plataforma española de distribución de cómic digital. Durante largas décadas el cómic ha tenido que hacer frente a diversos prejuicios: su consideración como género menor frente al libro, su peligrosa influencia en la educación infantil o su asociación exclusiva con el género masculino son algunos ejemplos. Afortunadamente, estos tópicos pueden considerarse actualmente superados: el cómic empieza a ocupar nuevos e importantes espacios en las redes de lectura pública y en la educación. Conscientes de su utilidad pedagógica para fomentar no solo los hábitos de lectura sino muchas otras capacidades (la capacidad de abstracción, de imaginación, la capacidad compositiva, de adquirir conceptos, de manejar otras dimensiones no textuales como la luz, el color y el espacio, de entender distintos modelos narrativos y un largo etcétera), desde estos ámbitos se tiende a una valoración creciente del medio. Por otra parte, el cómic es objeto de estudio, y todos los años se publican numerosos libros sobre el tema, desde diferentes puntos de vista; hay también varias revistas especializadas; la última de ellas, CHT, vio la luz en 2010 y se centra en los aspectos artísticos del cómic.
 

Ilustración

La información respecto a los lectores de este género parte de los informes anuales sobre Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España. Los resultados de los últimos tres años muestran un interés creciente hacia la lectura de cómics, con un 14,0% de la población española de más de 14 años que manifiesta leerlos con frecuencia. Este porcentaje se incrementa entre la población lectora, donde alcanza un 19,0%, de los cuales el 20,4% los lee con frecuencia semanal y el 27,6% mensualmente. En el caso de niños de 10 a 13 años llega al 50,5% (el 53,2% entre los lectores de estas edades). Existen herramientas para seleccionar títulos en función de la edad y madurez del lector, como S.O.L. (Servicio de Orientación a la Lectura) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, financiado por el Ministerio de Cultura, y también desde páginas web especializadas que incluyen esta información. La lectura de cómics en los jóvenes de entre 14 y 24 años llega al 22,8% y va disminuyendo progresivamente hasta situarse en un 5,9% en el caso de personas de más de 65 años, aunque esta disminución es común a casi todos los tipos de lectura. Hay 21 una clara mayoría de lectores varones, aunque también una tendencia creciente en la tasa de lectura de las mujeres. Las diferencias son menores entre la población infantil (donde un 64,3% de los lectores de este género son niños y un 41,4% niñas) que en la población joven y adulta (un 18,2% de varones frente al 9,8% de mujeres). De hecho, no solo crecen las lectoras de cómic sino también las autoras, como la española Sonia Pulido o la persa Marjane Satrapi.
La creciente presencia del cómic en la biblioteca pública y la promoción de la lectura a través de diversas iniciativas apoyadas en el cómic constituyen una muestra más del progreso del género en los últimos años. Fancómic fue uno de los primeros blogs sobre el cómic lanzados a iniciativa de una biblioteca, en este caso desde la de A Coruña, permitiendo a los interesados en el género compartir recursos y comentarios. Esta dinámica ha sido seguida por muchas otras bibliotecas o por los propios usuarios: la web de Yamaguchi.comic, creada por un grupo de personas que se reúnen en la Biblioteca Pública Yamaguchi (Pamplona) o el blog del Club de Lectura de Cómics de la Biblioteca Municipal de Grado (Asturias), son algunos ejemplos. En otras ocasiones el cómic se utiliza como herramienta para atraer al usuario a la biblioteca, como en la Biblioteca Pública del Estado de Huelva.
En el último año se han dado otros pasos que muestran la relevancia que está alcanzando el género en las diversas instituciones culturales. En mayo de 2010 se inauguró el centro cultural y de ocio de AlhóndigaBilbao, en cuya programación el cómic ocupa un lugar destacado a través de la iniciativa AlhóndigaKómics. Dos meses después entraba en funcionamiento CUBIT, la primera Biblioteca para Jóvenes de España. La creación de esta biblioteca ha sido una iniciativa del Ayuntamiento de Zaragoza, en colaboración con la Fundación Bertelsmann y la Caja de Ahorros de la Inmaculada con un fondo que supera los 15.000 títulos, parte de ellos ubicados en una comicteca cuyas dimensiones en número de ejemplares solo son superadas en España por la comicteca de la Biblioteca Pública del Estado en Murcia. También hemos conocido el anuncio de la apertura en 2012 del Museu del Cómic i la Il.lustració de Catalunya, en Badalona.
La importancia que está adquiriendo el cómic se ve reflejada en la proliferación de premios que en los últimos años son convocados por toda la geografía española y que tienen como foco de atención al cómic. En el año 2007 el Ministerio de Cultura creó el Premio Nacional del Cómic, lo que supuso un gran espaldarazo al cómic español. Dotado con 20.000€, con este galardón se reconoce anualmente la obra de un autor español del género. En su última convocatoria, el Premio Nacional del Cómic reconoció a Santiago Valenzuela por Plaza Elíptica. Esta iniciativa se suma al Premio Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos, galardón de ámbito internacional creado en 1998 por los Ministerios de Cultura, Asuntos Exteriores y Cooperación, a iniciativa de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Dotado con 30.000€, con este galardón se recompensa la trayectoria profesional de humoristas gráficos iberoamericanos. En su última edición (2010), este premio bienal ha recaído en el dibujante español Máximo.
Se unen a estos premios multitud de galardones otorgados desde instituciones autonómicas, provinciales e incluso locales, con frecuencia destinados a impulsar las obras de nuevos creadores, adoptando a menudo forma de certamen. Entre muchos otros cabe destacar: Premio Andalucía de Cómic, Certamen de Cómic de Aragón, Premio Alfonso Iglesias de Cómic, Premio Ciutat de Palma de Cómic, Premio Nacional del Cómic de Cataluña, Premios FICÓMIC, Xuventude Crea Banda Deseñada, Premios Expocómic y Expomanga de la Asociación Española de Amigos del Cómic, el Concurso K.O. “Cómic online” de AlhóndigaBilbao, y los Premios del Cómic Valencia CREA. Finalmente habría que mencionar la convocatoria de un sinfín de premios otorgados desde las propias editoriales, librerías y otras entidades vinculadas al género, como el Premio Internacional de Novela Gráfica Fnac-Sins Entido, el Premio Internacional de Cómic Ciutat de Badalona-Caixa Laietana, el Premio Internacional de Cómic Planeta DeAgostini, el Concurso Manga Norma Editorial, o los Premios Historieta Diario de Avisos.
Si los premios al cómic otorgados en nuestro país son numerosos, no lo son menos los salones, encuentros, jornadas y exposiciones que se celebran anualmente por toda nuestra geografía nacional. En 2010 la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura inauguró la exposición Héroes del Cómic, una selección de los personajes de papel de los cinco países europeos considerados como los grandes productores de héroes (Bélgica, España, Francia, Reino Unido e Italia) durante la celebración de la 29.ª Feria Internacional del Libro de Estambul, en la que España fue País Invitado de Honor.
Son cada vez más numerosas las ciudades y Comunidades Autónomas que organizan sus propios salones, encuentros y jornadas. Al más importante, el FICOMIC, se añaden el Salón del Cómic de A Coruña “Viñetas desde o Atlántico”, el Salón del Cómic y Manga de Getxo, el Salón del Manga de Andalucía, el Salón Internacional del Cómic del Principado de Asturias, el Salón del Cómic de Zaragoza, el Salón del Cómic y Manga de Castilla y León, el Salón del Manga de Murcia, el I Salón Internacional del Cómic de Navarra, la Mostra Cómic de Valencia, las Jornadas del Cómic de Castellón o las I Jornadas de Biblioteques i Cómic en Mallorca, entre otros. Es de destacar que desde hace años el Ministerio de Cultura viene apoyando muchas de estas iniciativas; entre otras, Expocómic, Expomanga, el Salón del Cómic de Barcelona o el Salón Internacional del Cómic de Granada. Desde el año 2004 hasta la actualidad, el Ministerio ha destinado más de 600.000€ a la financiación de este tipo de encuentros.
El Festival International de la Bande Dessinée d’Angoulême, el más importante punto de encuentro de autores, editores y lectores de historietas desde 1974 e importante referencia para la historieta francesa, europea y mundial, ha querido dedicar a España su edición de 2012. Esperamos que esta muestra cumpla con las expectativas y sea capaz de dar a conocer al mundo entero la calidad de la creación española en este campo.

 

Rogelio Blanco Martínez
Director General del Libro, Archivos y Bibliotecas

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte