Catálogo Arte rupestre. Museo de Altamira

El arte rupestre de Altamira

Durante más de 20.000 años algunas comunidades habitaron en la cueva. Algunas de esas personas, alguna vez, crearon figuras abstractas y de animales para ilustrar o expresar los pensamientos e ideas importantes del grupo, o para acompañar las reflexiones y los relatos – los mitos - que ordenaban su conocimiento: son nuestro primer arte, son el residuo fósil de su sabiduría, del modo de entender su lugar en la naturaleza y de explicar su relación con los otros seres que la poblaban. Quizá estuvieran al servicio de actos importantes para su organización social: los ritos.
Caballos, ciervos y bisontes pintados o grabados poblaron el techo de los policromos creando una acumulación de gran interés para los científicos y de atractivo emocionante y espectacular para cualquier persona.
Ahora, que no conocemos sus ideas ni sus relatos, que nos faltan sus palabras, son un patrimonio cultural excepcional para la humanidad. Este catálogo accesible es una aproximación a su conocimiento.

  • La abstracción del Auriñaciense @MNCIA. Fotografía: Pedro Saura
  • Los caballos ocupan Altamira durante el Gravetiense @MNCIA. Fotografía: Pedro Saura
  • Llegan los bisontes. El esplendor magdaleniense @MNCIA. Fotografía: Pedro Saura
© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte