Patrimonio Mundial

UNESCO. Patrimonio Mundial. Estado de Conservación

Estado de conservación 

Ser Patrimonio Mundial es un compromiso permanente

Con la inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial no concluye el proceso. Los gestores de los bienes declarados y las administraciones deben seguir trabajando en la gestión, supervisión y preservación de los bienes del Patrimonio Mundial a largo plazo.

La UNESCO ha establecido varios mecanismos de seguimiento del estado de conservación de los bienes. Por un lado están los informes periódicos que se llevan a cabo cada seis años. Por otra parte, se ha establecido el mecanismo de monitoreo reactivo, consistente en seguimiento de un bien que se encuentra amenazado por alguna circunstancia. Por último, y para casos de máxima urgencia, existe el seguimiento reforzado, aplicado en casos especiales, cuando es necesario un seguimiento más continuado y constante.

Los Estados Partes, junto con los gestores de los bienes y las administraciones implicadas, tienen la obligación de preparar los denominados informes periódicos acerca del estado de conservación y gestión de los bienes, así como de las diversas medidas de protección adoptadas en ellos. Estos informes permiten al Comité de Patrimonio Mundial evaluar el estado real de los sitios y, llegado el caso, decidir si es necesario tomar medidas específicas para resolver problemas recurrentes, incluida la inscripción de un bien en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

El proceso de información periódica proporciona una evaluación acerca de la aplicación de la Convención de Patrimonio Mundial por los Estados Partes. También suministra información actualizada acerca de los bienes para registrar posibles cambios en su estado de conservación.

Los informes periódicos, que serán presentados por los Estados Partes, son examinados por el Comité de Patrimonio Mundial según un calendario preestablecido basado en un ciclo de seis años. Los resultados se incluyen en el informe que el Comité del Patrimonio Mundial presenta a la Conferencia General de la UNESCO.

El procedimiento de monitoreo reactivo se activa cuando existe un peligro, real o potencial, de pérdida o afección al Valor Universal Excepcional en un bien incluido en la Lista de Patrimonio Mundial.

Cuando una amenaza es detectada, el Comité de Patrimonio Mundial solicita al Estado Parte un informe sobre el estado de conservación del bien, que se presenta ante el Centro de Patrimonio Mundial antes del día 1 de febrero de cada año. En caso de que la información proporcionada requiera una verificación sobre el terreno, el Comité puede decidir enviar una misión al lugar afectado. En estas misiones participan miembros del Centro de Patrimonio Mundial y de sus Organismos Consultivos, con la cooperación del Estado Parte y gestores implicados, responsables de proponer el programa y la logística de la misión

Los expertos de la misión emiten un informe con las principales conclusiones y recomendaciones conducentes a la mejora o recuperación de los valores de ese bien. Dicho informe será evaluado posteriormente por el Comité, teniendo en cuenta las observaciones que haya hecho al mismo el Estado Parte.

El Comité adoptará una Decisión en la que reflejará lo que se estime en cada caso: que el bien no está amenazado, o bien, que si existe amenaza, se adopten las medidas necesarias para evitar el deterioro o empeoramiento de la situación.

En casos extremos, cuando el bien haya perdido sus valores o esté en alto riesgo de hacerlo, puede ser incluido en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro. En caso de que la situación no mejore, en último término el bien puede ser excluido de la Lista de Patrimonio Mundial.

Por último, el mecanismo de seguimiento reforzado se creó en el año 2007 para garantizar la aplicación efectiva de las decisiones del Comité relativas al estado de conservación de los bienes en casos excepcionales y específico, en la que el Centro de Patrimonio Mundial coopera estrechamente con el Estado Parte al que se le aplique este mecanismo de vigilancia constante.

Lista del Patrimonio Mundial en Peligro

Los desastres naturales, los conflictos armados, la urbanización descontrolada, las guerras o el excesivo desarrollo turístico, plantean enormes problemas de conservación en los Sitios del Patrimonio Mundial.
La inscripción de los bienes en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro permite al Comité asignar inmediatamente asistencia de emergencia al bien amenazado con cargo al Fondo de Patrimonio Mundial.
En ocasiones, la inclusión de un bien en al Lista de Patrimonio Mundial en Peligro se hace a solicitud del propio Estado Parte afectado, ya que esta inscripción le ayuda a centrar la atención internacional sobre sus problemas y obtener con mayor facilidad ayuda para resolverlos.
La inscripción de bienes en la Lista en Peligro, no debe entenderse como una sanción sino como un mecanismo, previsto por la Convención, para la mayor protección sobre determinados bienes y la implicación de la comunidad internacional.

Actualmente hay 55 bienes en la Lista de Patrimonio Mundial en peligro Link externo

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte