Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Jornada. Los beatos medievales
  3. Presentación

Jornada "Los beatos medievales. Una herencia compartida"

Tábara (Zamora), 31 de marzo y 1 de abril de 2017

Jornada conmemorativa de la inclusión en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO de los códices más significativos del Comentario al Apocalipsis de San Juan escritos por el Beato de Liébana, conocidos comúnmente como “Beatos”, y que se custodian en los principales archivos y bibliotecas de España y Portugal.

Como complemento a las sesiones académicas del 31 de marzo, el sábado 1 de abril, entre las 11 y las 21 horas, se exhibirá el original del Beato de Tábara en el Centro de Interpretación de los Beatos en la iglesia de Santa María de esta localidad. En esta ocasión tan excepcional, once siglos después, el códice regresa al lugar de donde se cree es originario.

Este acto se enmarca en las actividades organizadas para celebrar el 150 aniversario de la creación del Archivo Histórico Nacional, entre cuyos fondos se custodia el conocido como “Beato de Tábara”, códice que fue elaborado en el siglo X en el scriptorium del desaparecido Monasterio de San Salvador de Tábara y que incluye una miniatura de la torre del Monasterio y del famoso scriptorium.

Organizada por la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, el Ayuntamiento de Tábara y el Centro de Estudios Benaventanos, con la colaboración de la Fundación Caja Rural de Zamora y la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas de Portugal. Contará con la presencia de autoridades de ambos países, entre ellas, de la Embajadora de España ante la UNESCO, Dña. Teresa Lizaranzu.

Ver programa PDF

Los manuscritos del Comentario al Apocalipsis (Beato de Liébana) en la tradición ibérica en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO

En octubre de 2015, la UNESCO incluyó en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo los manuscritos de los Comentarios al libro del Apocalipsis, conocidos popularmente como “Beatos”, compuestos por el monje Beato de Liébana y por sus sucesores en el antiguo Reino de Asturias durante la segunda mitad del siglo VIII. Estas obras de carácter religioso, destacan por sus llamativas ilustraciones de estilo mozárabe que trataban de ayudar a la comprensión de los textos sagrados y constituyen uno de los conjuntos de manuscritos medievales más conocidos y valorados por su antigüedad y belleza. La candidatura fue presentada de forma conjunta por España y Portugal, incluyendo once códices manuscritos y fragmentos conservados en instituciones culturales de los dos países. Entre ellos hay que destacar el Beato de Tábara, conservado en el Archivo Histórico Nacional, el Beato de San Millán y el Beato de Doña Sancha de la Biblioteca Nacional, el Beato de Cardeña, del Museo Arqueológico Nacional, el Beato de San Millán, de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, los dos Beatos de El Escorial, custodiados en la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial, y los fragmentos de Beatos conservados en los Archivos de la Real Chancillería de Valladolid y de la Corona de Aragón. Junto a ellos figuran las copias portuguesas conocidas como Apocalypse de Lorvão, conservado en el Arquivo Nacional de Torre do Tombo de Lisboa y el Beato de Alcobaça, de la Biblioteca Nacional de Portugal.

La inclusión de estos códices en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo supone un reconocimiento de su carácter universal y valor irremplazable como soporte de la memoria colectiva de la Humanidad.

Ver documento en PARES Link externo

El programa Memoria del Mundo de la UNESCO

El Programa Memoria del Mundo fue puesto en marcha por la UNESCO en 1992 para incrementar la conciencia sobre la importancia y fragilidad del patrimonio documental mundial, asegurar su conservación y lograr su accesibilidad universal y permanente. La manifestación más visible de este programa es el mantenimiento del Registro Internacional de la Memoria del Mundo, un listado que reconoce aquellos documentos, colecciones o fondos documentales que se consideran de mayor relevancia y significación para la Humanidad y cuya pérdida sería irreparable, por lo que deben ser conservados para las generaciones venideras.

Desde el año 2007, nuestro país ha presentado diferentes candidaturas para la inscripción de patrimonio documental español en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo, que han sido aceptadas por el Comité Consultivo Internacional. La primera inscripción se produjo en ese mismo año, cuando se presentó de manera conjunta con Portugal el Tratado de Tordesillas, capitulaciones firmadas en 1494 entre los Reyes Católicos y el Rey Juan II de Portugal en las que se estableció un reparto de las zonas de navegación en el Océano Atlántico y de conquista del Nuevo Mundo. La segunda candidatura española, inscrita en 2009, fue Las Capitulaciones del Almirante don Cristóbal Colón (1492), conocidas popularmente como “Capitulaciones de Santa Fe”, junto a otros treinta y dos documentos conservados en los archivos españoles. En el año 2013 se aceptaron tres nuevas candidaturas presentadas por España: El Llibre del Sindicat de Remensa (1448), custodiado en el Archivo Municipal de Girona, que recoge las actas de las reuniones celebradas por cerca de 10.500 pagesos de remença en 912 parroquias catalanas de Girona, Vic, Barcelona, Elna y Urgell, para designar los síndicos o representantes que debían negociar la abolición de la servidumbre de los malos usos ante el Rey de Aragón Alfonso el Magnánimo. Los Decreta de León del año 1188 y su tradición textual, considerados la prueba documental más antigua sobre la presencia del representantes de los concejos (los órganos de gobierno local) de las principales villas y ciudades del Reino de León, en la toma de decisiones a nivel del reino junto al monarca y los otros dos estamentos privilegiados de la época, siendo el antecedente más antiguo conocido de lo que siglos después conoceremos como sistema parlamentario. También en 2013 se aceptó la inscripción de los documentos sobre la conocida como Embajada Keicho a Europa, una misión diplomática emprendida en 1613 por el Sogún Hasekura Tsunenaga, embajador del señor del reino de Bojú, al norte de Japón, para ser recibido por el rey Felipe III y su santidad el Papa Paulo V. La iniciativa conjunta hispano-japonesa supuso la inscripción de los documentos conservados en el Archivo General de Indias y en el Archivo General Simancas, así como los existentes en el Museo Municipal de Sendai (Japón). Las últimas inscripciones han tenido lugar en octubre de 2015, cuando se anunció la inscripción de los Beatos de Tradición Ibérica y de una colección de Vocabularios de lenguas indígenas del Nuevo Mundo, escritos en el siglo XVIII, y preservados en el Archivo General de Indias. En la última convocatoria, en mayo de 2016, se han presentado tres nuevas candidaturas: El Códice Calixtino y otras copias medievales del Liber Sancti Iacobi, candidatura conjunta con Portugal, el Archivo General de Simancas y el Legado de Ramón y Cajal y la Escuela Histológica Española.

Más información sobre patrimonio documental español en el programa Memoria del Mundo Link externo

El Archivo Histórico Nacional, 150 años custodiando nuestra historia

El 28 de marzo de 2016 se cumplían 150 años de la creación del Archivo Histórico Nacional. Con motivo de la efeméride, a lo largo del año 2016 se han desarrollado una serie de actividades tales como conferencias, talleres y otras actividades con el fin de difundir el valor histórico y cultural de los fondos que custodia: más de 43.609 metros lineales de estantería en sus 8.460 metros cuadrados de depósito, en los que se conservan cerca de 4.000 fondos y colecciones documentales. Entre ellos destacan los fondos de las instituciones eclesiásticas españolas desamortizadas en el siglo XIX, incluyendo más de 200.000 pergaminos medievales, gracias a los cuales se pueden conocer aspectos de la economía y la sociedad de la Edad Media Peninsular. También destaca la documentación producida y recibida por los órganos que conforman el aparato administrativo del Estado desde la Edad Moderna hasta nuestros días, así como fondos documentales de instituciones públicas y privadas desde la Edad Media. Además, está llamado a convertirse en el archivo electrónico definitivo de los documentos electrónicos que están produciendo actualmente la Administración central.

Más información sobre el 150 aniversario del Archivo Histórico Nacional Link externo

Logos de organizadores y colaboradores
Subir