Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Fondos fílmicos
  3. Recuperación y restauración

Volver

Recuperación y restauración de fondos fílmicos

recuperación y conservación Pulse para ampliar
pelicula recuperadora y conservación Pulse para ampliar
peliculas recuperadas Pulse para ampliar
pasemodelos Pulse para ampliar

Las primeras filmotecas surgieron al final del periodo mudo, hacia 1930, cuando numerosos cineastas y amantes de la cinematografía percibieron que las películas mudas, carentes ya de todo valor comercial, estaban siendo abandonadas e incluso destruidas por sus propietarios y decidieron crear archivos para conservar lo que ellos consideraban Patrimonio Cultural de la Humanidad: las películas cinematográficas.

La cinematografía —como todas las actividades que llegan a penetrar profundamente en la vida social¿ es una actividad dispersa; sus obras pueden crearse en el ámbito de la producción industrial o en el de la vida familiar y conservarse sobre los originales, adecuadamente localizados en almacenes específicos, o sobre reproducciones olvidadas en un desván.

La recuperación del patrimonio cinematográfico tiene que desarrollarse en múltiples campos y exige la existencia permanente de una amplia red de contactos que abarque desde las filmotecas hasta los cineastas y aficionados a la cinematografía.

Numerosas películas, incluso muy importantes, han podido ser reconstruidas y restauradas gracias a materiales fragmentarios recuperados en localizaciones «irregulares» a lo largo de varias décadas.

Junto con las propias películas, es necesario prestar atención a la recuperación de la documentación comercial y técnica relacionada con la producción de cada película, que puede constituir la base para el conocimiento de las circunstancias de realización de cada película y resultar fundamental para su correcta restauración.

La Cinematografía es una actividad basada en las reproducciones

Los soportes fotoquímicos o electrónicos, sobre los que se registra la realidad durante la filmación de una obra cinematográfica, sólo son los primeros eslabones en una cadena de soportes y de reproducciones que será necesario construir hasta llevar las imágenes y sonidos a los espectadores; y, en cada eslabón de esa cadena, el original disponible para la siguiente reproducción —los negativos o las copias, los duplicados negativos o positivos¿ pueden ser interpretados y reproducidos de muy distintas maneras.

A lo largo de la historia del cine, los sistemas y los materiales con los que se realizan las reproducciones han seguido un continuo proceso de cambios. Las características de las emulsiones y de los sistemas de filmación, procesado, montaje, reproducción y proyección se han modificado una y otra vez, y cada uno de esos cambios ha modificado las posibilidades de reproducción de imágenes y sonidos; pero las obras de la cinematografía se escriben con palabras que son imágenes y sonidos, y cualquier cambio en sus características representa una alteración de las obras.

El objetivo último de toda restauración es mantener las características de la obra, tal como fue presentada originalmente a sus espectadores, reconstruyendo su continuidad original, pero también conservando todas sus características fotográficas y sonoras.

Línea horizontal

Subir