Ciudad Vieja de Ávila y sus iglesias extramuros

Ciudad Vieja de Ávila y sus iglesias extramuros

Salto de línea Castilla y LeónSalto de línea 1985Salto de línea 2007Salto de línea

El conjunto histórico-artístico de la ciudad de Ávila declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO está formado por su muralla medieval, el centro urbano comprendido dentro de ésta y por una serie de iglesias románicas y conventos que se encuentran fuera de este recinto. Esta “Ciudad de Santos y Piedras”, como en ocasiones ha sido denominada, conserva un rico legado patrimonial y espiritual. Ávila se encuentra en el centro de la Península Ibérica, situada sobre un promontorio rocoso en la orilla derecha del río Adaja, afluente del Duero. Su trazado urbano, típicamente medieval, está compuesto por una red irregular de calles estrechas y sinuosas, muchas de las cuales desembocan en plazoletas.

Ávila posee una de las murallas medievales mejor conservadas del mundo y su centro histórico condensa una extraordinaria concentración de notables edificios civiles y religiosos, resultado de su intensa historia. Sus primeros pobladores fueron los vetones, en el siglo VII a. C., aunque serían los romanos quienes consolidaron su estructura urbana. Su aspecto actual empezó a fraguarse durante la política de repoblaciones llevadas a cabo por el reino de Castilla, tras la reconquista de Toledo en 1085 por el rey Alfonso VI, de la que formaron parte también ciudades como Segovia y Salamanca.

Los orígenes de la muralla de Ávila, actual símbolo de la ciudad, se remontan al año 1090, aunque la mayor parte de la misma fue reconstruida durante el siglo XII. Se extiende a lo largo de 2,5 km, con un altura de 14 metros y un espesor de 3, y en ella sobresalen a intervalos un total de 87 poderosas torres semicirculares.

Dentro del conjunto se pueden destacar edificios civiles tan notables como la Casa de los Dávila, la Casa de los Núñez Vela, la Casa Sofraga y Villaviciosa, el Palacio de los Águila, el Palacio de los Velada y el Torreón de los Guzmanes. Entre las construcciones religiosas no se pueden dejar de mencionar la Catedral del Salvador, la Iglesia de Santo Tomé, la Capilla de las Nieves, el Convento de Santa Teresa o la Iglesia de Santo Domingo.

La ciudad también es conocida por haber sido cuna de Santa Teresa de Ávila, una figura que ha marcado la vinculación de la ciudad al misticismo. Salto de línea

Subir