Monasterio de Sanmillán de Yuso y Suso

Torre de Hércules

Salto de línea GaliciaSalto de línea 2009

La Torre de Hércules sirve como faro y emblema de la entrada del puerto de A Coruña, situado sobre un promontorio rocoso que domina las aguas del Atlántico. Se trata de una construcción de origen romano que con el nombre de Farum Brigantium vio la luz en el siglo I de nuestra era y hasta la actualidad ha conservado una buena parte de su estructura original y ha mantenido casi intacta su función. Es el único de todos los faros que orientaban la navegación romana que se conserva, y que además no ha dejado de cumplir con su función original de señal marítima. Es por lo tanto un testigo de los sistemas de navegación desde la Antigüedad y fue declarado Patrimonio Mundial en el año 2009. Su existencia nos permite conocer la evolución de las rutas marítimas del Atlántico en Europa, desde época romana, pasando por la Edad Media y hasta el importante desarrollo que se produjo en época Moderna y Contemporánea.

Se trata de una torre de planta cuadrangular de casi 57 metros de altura desde la cimentación, de los cuales 37,60 metros corresponden a la fábrica romana que es de una extraordinaria calidad. Esta estructura está dividida en tres niveles y cada uno de ellos en cuatro cámaras abovedadas. En 1789, bajo el reinado de Carlos III, el faro fue restaurado de modo ejemplar por el ingeniero militar Eustaquio Giannini que recubrió con nuevas fachadas el núcleo romano y construyó una nueva linterna, adaptada a los más modernos sistemas de señalización marítima.

A todos estos valores arquitectónicos, debemos sumar otros de carácter inmaterial, como son los relatos relativos al origen y autoría del faro, que desde la Edad Media hasta el siglo XIX han versado sobre Hércules, el guerrero celta Breogán o el monje Trecenzonio.Salto de línea Salto de línea Salto de línea

Subir