Lectureando

Lectureando con…

Los clubes de Lectura Fácil de la Asociación Lectura Fácil: la lectura al alcance de todas las personas

  • Desde el año 2003 la ALF trabaja para hacer de la lectura un derecho común a todas las personas con la progresiva implantación de sus clubes de Lectura Fácil, una herramienta con la que ya se ha conseguido acercar la lectura a más de 10.000 personas con dificultades lectoras

 

Logo Asociación Lectura Fácil

Hace ya casi tres lustros surgió la Asociación Lectura Fácil, la primera entidad de estas características en España. Y lo hizo animada por la idea de ayudar a muchas personas con dificultades para leer, para escribir o para entender bien lo escrito.

Como sabemos, no todo el mundo puede leer con fluidez. Las razones pueden ser muy variadas: desde dificultades derivadas de la cultura o del idioma, como ocurre con muchos inmigrantes que llegan a nuestro país, hasta discapacidades físicas o mentales, trastornos de aprendizaje, dificultades por la edad o simplemente como consecuencia de no haber alcanzado el grado de alfabetización o destreza lectora adecuados para poder hacerlo. Se calcula que aproximadamente 3 de cada 10 personas se encuentran en alguna de estas situaciones que les impide comprender lo que leen. A todas ellas van dirigidos los clubes de Lectura Fácil que la ALF, convencida de que “la lectura es un derecho de todos”, inició en el año 2003 en Cataluña.

La iniciativa se fue extendiendo por otros muchos puntos de nuestra geografía hasta conformar hoy una Red de más de 300 clubes. Con esta cifra, que convierte a España en el país con mayor número de clubes de Lectura Fácil, la ALF ha conseguido acercar la lectura a más de 10.000 personas. Para muchas de ellas, estos clubes constituyen uno de los pocos canales a su alcance para acceder a la lectura, a la información y a la cultura. Pero no solo eso: muchas veces estas reuniones lectoras se convierten, también, en un medio para integrarse, socializar y aumentar su independencia y su autoestima.

 

Ver vídeo en youtube

 

Lectureando con... Laia Vidal, Responsable de Comunicación de la Asociación Lectura Fácil

 

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surgió la iniciativa?

La idea de crear la Asociación Lectura Fácil (ALF) surgió a raíz de la publicación de un informe sobre la elaboración de materiales de lectura fácil que fue publicado en el año 1999, a partir del cual un grupo de profesionales del ámbito de la educación y las bibliotecas se lanzan a su creación, pero no se constituyó hasta 2003. Fomentar la lectura siempre ha sido uno de sus principales objetivos, por lo que desde nuestros inicios hemos impulsado la creación de clubes de lectura en entidades, bibliotecas y centros educativos.

Los primeros clubs LF nacieron en Catalunya y poco a poco se extendieron por todo el territorio. El primero fue en la Biblioteca Mestre Martí Tauler de Rubí, en 2005, con personas inmigrantes que aprendían el catalán. 

La firma de convenios con las tres instituciones de bibliotecas públicas catalanas (Red de Bibliotecas de la Diputació de Barcelona, Consorcio de Bibliotecas de Barcelona y Servicio de Bibliotecas de la Generalitat de Catalunya) garantiza que los libros LF formen parte de su fondo y que se presten lotes de libros a las entidades que organizan actividades de dinamización lectora con estos materiales.

Poco a poco se fueron sumando más bibliotecas y fueron surgiendo otras entidades de Lectura Fácil en diferentes comunidades: Euskadi (2012), Madrid (2013), Castilla y León (2013), Aragón (2014) Castilla-La Mancha (2015), Islas Baleares (2015) y Extremadura (2016). Desde la Asociación Lectura Fácil hemos apoyado su creación y conjuntamente hemos creado la Red de Lectura Fácil. En estos momentos somos el país con más clubs de Lectura Fácil, y el segundo en la edición de libros LF, después de Suecia.

Club LF Rubí
Red Lectura Fácil


2. ¿Con qué expectativas? ¿qué objetivos persigue?

La lectura en grupo ayuda a las personas con dificultades lectoras a tener una mayor comprensión. No se trata sólo de leer, si no de escuchar y hablar sobre lo leído. Pero los objetivos de la mayoría de los clubes van más allá del fomento lector: son una herramienta para integrar, socializar y empoderar a sus integrantes, y para aumentar su autoestima. Por ejemplo, gracias a los clubes LF, las personas con discapacidad intelectual acuden a las bibliotecas como un usuario más a realizar una actividad normalizada. Muchos acuden solos, por lo que es una actividad que fomenta su independencia e integración.

También se busca que la lectura sea una acción de ocio más. Por ejemplo, en muchas residencias de personas mayores se tiende a realizar actividades mecánicas como manualidades, pero sorprendentemente no se plantea la lectura como un entretenimiento. De hecho, la lectura es mucho más, ¡es un derecho de todo el mundo!

 

3. ¿A qué público está destinada?

A usuarios de libros de Lectura Fácil: inmigrantes que desconocen el idioma de acogida, jóvenes con poco hábito lector, alumnos con trastornos de aprendizaje (dislexia, TDAH…), personas con discapacidad intelectual, gente mayor con pérdida de memoria, etc.

Se calcula que el 30% de la población tiene dificultades de comprensión lectora, e incluso creemos que somos demasiado optimistas.

 

4. Coméntanos brevemente cuál es la mecánica del proyecto, en qué consiste

Cualquier entidad, centro educativo o biblioteca puede crear un club de Lectura Fácil. Lo único que se necesita es:

  • Un grupo de usuarios (no más de 10)
  • Un dinamizador (que sepa transmitir el gusto por la lectura)
  • Un espacio (las bibliotecas suelen prestar sus salas)
  • Un lote de libros LF (las bibliotecas suelen prestar los lotes de forma gratuita)

El funcionamiento es semejante a cualquier club de lectura. Lo que diferencia a estos clubes es que utilizan libros de Lectura Fácil. Estos libros siguen unas pautas internacionales en cuanto a contenido, lenguaje y forma, y están especialmente pensados para personas con dificultades lectoras. Desde la Asociación revisamos que los libros sigan las pautas LF y los validamos con el sello LF. También promovemos un catálogo único con todos los títulos. Actualmente existen más de 170 títulos en Lectura Fácil de más de 14 editoriales diferentes.

Además, alrededor de los clubes y los libros se crean un sinfín de actividades para complementar las lecturas: juegos de mesa, obras de teatro, visitas a exposiciones, rutas literarias, intercambio entre clubes... Nosotros también ofrecemos algunas actividades como charlas con los autores de libros LF, lecturas dramatizadas de libros LF, cuentacuentos...

 

5. ¿Cómo ha evolucionado desde su lanzamiento? ¿Habéis introducido algún cambio importante?

El incremento de clubes ha sido asombroso. Existen más de 300 clubes LF en toda España. En nuestra web tenemos un mapa Link externo donde se visualiza la ubicación de todos estos clubes. 

Dado el gran volumen de noticias que generan, también tenemos un apartado donde sólo se publica información de los clubes Link externo.

Desde 2011 organizamos además el Premio de Buenas Prácticas: premiamos actividades de fomento lector con los libros de Lectura Fácil. Las experiencias ganadoras se pueden consultar en nuestra página web. Este año también hemos realizado nuestro primer Concurso Booktuber: hemos pedido a los usuarios de los clubes que realicen un vídeo de 3 minutos recomendado un libro de Lectura Fácil, ¡y ha sido todo un éxito! Estos son los vídeos de los participantes de este año Video.


6. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención respecto a la respuesta del público desde que comenzasteis?

El incremento en el número de clubes. ¡Trescientos clubes es increíble! El año pasado hicimos una estimación de las personas que han leído gracias a la Lectura Fácil y a los clubes y nos salían unas 10.000 personas. Para muchas de ellas es el único acceso a la lectura, a la información y a la cultura.

Pero además somos testigos de muchas situaciones sorprendentes, como ver un viernes por la tarde a jóvenes con Síndrome de Down que quedan en la biblioteca para leer. Es muy reconfortante. O, como nos comentaba la dinamizadora del club LF del centro penitenciario La Model, ver que los presos se llevan el libro a la celda para seguir leyendo. O cuando una persona mayor nos dice que por fin se han podido leer un libro…

 

7. ¿Con qué dificultades os habéis ido encontrando?

Varias. Por un lado, dificultades económicas: las bibliotecas tienen un número insuficiente de lotes de libros LF para los clubes. Las administraciones deberían destinar más recursos a la compra de libros para bibliotecas y centros educativos. De esta manera, también las editoriales se lanzarían a editar más libros LF. Aunque somos el segundo país del mundo con más libros editados en Lectura Fácil (por detrás de Suecia), la demanda de nuevos títulos es creciente.

Otra dificultad es la reticencia de las propias entidades a incluir actividades relacionadas con la lectura. “Nuestros usuarios no pueden leer” es una frase que oímos con mucha frecuencia. Muchas entidades no confían en que sus usuarios son capaces de leer, y cuando lo prueban se sorprenden.

Y por otro lado, el desconocimiento del concepto de lectura fácil entre el profesorado. Muchos docentes no conocen los libros LF, y nos resulta difícil acceder a ellos. Entidades y escuelas también desconocen que pueden ir a la biblioteca a pedir en préstamos lotes de libros LF de forma gratuita.

 

8. Cuéntanos brevemente qué recursos fueron necesarios para poner en marcha la iniciativa

Lo primero fue convencer a alguna editorial para que publicara los primeros libros. Fue Publicacions de l’Abadia de Montserrat, en 2002. Tras ella, cada vez más editoriales van apostando por crear colecciones en LF. Paralelamente hemos ido consiguiendo llegar a un acuerdo con las Administraciones para dotar a las bibliotecas de estos libros. Desde la propia Asociación formamos a los dinamizadores para conducir estas sesiones.

 

9. ¿Cuál es tu balance personal del proyecto?

Muy positivo. Casi todos los clubes siguen año tras año. Muchas personas esperan con ganas que llegue el día de encontrarse con el resto del grupo.

 

10. ¿Qué consejos darías a otras personas que se estén planteando poner en marcha una iniciativa similar a la vuestra?

Que lo prueben. A veces se empieza con 3-4 personas, y el boca-oreja hace el resto. En poco tiempo se ve la mejoría en la lectura y la comprensión. Y que se formen. El dinamizador supone más del 50% del éxito del club.

Datos de contacto

Clubes de Lectura Fácil: la lectura al alcance de todas las personas

Asociación Lectura Fácil

Entidades colaboradoras: todas las que aparecen en el Mapa LF Link externo

c/ Ribera, 8 Pral
08003 – Barcelona
Teléfono: 93 310 76 94


lecturafacil@cobdc.org e-mail

www.lecturafacil.net  Link externo

lf.lecturafacil Facebook

@Lectfacil Twitter

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte