Lectureando

 

Proyecto Mandarache o cómo hacer que una ciudad se vuelque con la lectura

  • El Premio Mandarache de Jóvenes Lectores y el Premio Hache de Literatura Juvenil, otorgados por miles de jóvenes, y una Red de Clubes de Lectura para mayores de 30 años, son los ejes de este proyecto impulsado en el año 2004 por el Ayuntamiento de Cartagena 
  • Unas 36.000 personas han participado desde entonces en este programa que convierte cada año a Cartagena en un "singular paraíso lector"

Creado en el año 2004 por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena, el Proyecto Mandarache revoluciona año tras año esta ciudad mediterránea con una tentadora propuesta para los más jóvenes: convertirse en uno de los mayores jurados literarios del mundo. En sus manos está decidir cuáles serán las obras ganadoras de dos importantes premios: el Premio Mandarache de Jóvenes Lectores y el Premio Hache de Literatura Juvenil. Tienen que leer los libros finalistas, conocer a sus autores, deliberar y finalmente votar un ganador para cada premio. Pero no están solos en este proceso. Los jóvenes cuentan con un aliado excepcional: el Grupo Promotor, un grupo de ciudadanos voluntarios, muchos de ellos vinculados profesionalmente al ámbito del libro y la educación, que les guiará en este objetivo.

El Proyecto Mandarache arrancó con 700 participantes y hoy moviliza a casi 5.000 personas. Unas cifras que ponen de manifiesto que para fomentar la lectura, a veces, no es imprescindible diseñar grandes campañas. Pueden idearse pequeñas iniciativas que, como en este caso, acaban convirtiéndose en un gran proyecto. Solo hacen falta ideas que conecten con el público en las que sepamos transmitir nuestra pasión por la lectura y redirigir las energías hacia un mismo torrente. El Proyecto Mandarache es, en definitiva, una original manera de formar lectores porque, como nos cuenta Alberto Soler, coordinador del proyecto, "Leer parece fácil, pero no lo es. Leer es aprender a leer".

 

Alberto Soler, coordinador del proyecto, nos descubre algunas de las claves de esta iniciativa: 

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surgió la iniciativa?

El Premio Mandarache nació en 2004 como un programa de fomento de la lectura entre la población juvenil impulsado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena y dirigido principalmente a estudiantes de secundaria y universitarios. Se trata de una idea de Patricio Hernández, actualmente Coordinador de Cultura del Ayuntamiento, inspirada en otros proyectos europeos como el Premio Napoli o el Goncourt des lycéens. Nosotros estudiamos esas experiencias, las adaptamos a las características de nuestro municipio y así diseñamos el proyecto. Entonces llamamos a algunos profesores, bibliotecarios y libreros que pronto se ilusionaron con la iniciativa y pocos meses después teníamos un jurado literario de 714 estudiantes inscritos voluntariamente, el triple de nuestras expectativas. Fue un gran comienzo.En 2009 el programa creció y diversificó su público objetivo aumentando los tramos de edad primigenios (15-30 años) a adolescentes (12-14 años) y adultos (mayores de 30 años).

2. ¿Con qué expectativas? ¿qué objetivos persigue?

El Proyecto Mandarache nace en primera instancia con el objetivo primordial de fomentar los hábitos lectores entre la población juvenil. Sin embargo, subyace un objetivo más profundo en tanto que el fomento de las prácticas culturales y en particular de los hábitos lectores sirve, bajo nuestro punto de vista, para facilitar el desarrollo de los individuos y mejorar su capacidad para participar activamente en la vida ciudadana. Este es el objetivo último del Proyecto Mandarache.

Por otro lado, con el paso de los años hemos aprendido que el objetivo general del proyecto (el fomento de hábitos lectores) se ve complementado por la necesidad ineludible de elevar el nivel lector de los jóvenes facilitando un proceso de madurez intelectual que sirva como puente entre la literatura más generalizada y "bestsellerista" hacia autores más desconocidos entre los jóvenes y el público en general. 

Leer parece fácil pero no lo es; al menos la elaboración de un criterio propio sobre literatura contemporánea puede constituir una tarea ardua para los lectores no profesionales y la educación formal no está cubriendo suficientemente este ámbito. Es por eso que desde hace unos años nosotros preferimos enfocar nuestro proyecto hacia la FORMACIÓN DE LECTORES, prefiriendo este sintagma antes que “fomento de la lectura”. Leer es aprender a leer. A cualquier edad.

3. ¿A qué público está destinada?

En la actualidad los participantes directos en el proyecto se distribuyen según sus tramos de edad en cada una de las tres modalidades del mismo. De menor a mayor edad dicha distribución quedaría así:

Participantes Proyecto Mandarache

  • Premio Hache de Literatura Juvenil. Participantes: adolescentes de 12 a 14 años, organizados en comités de lectura de 6 miembros cada uno. Origen: centros de enseñanza, centros interculturales del menor y clubes de lectura juveniles.
  • Premio Mandarache de Jóvenes Lectores. Participantes: jóvenes de 15 a 30 años, organizados en comités de lectura de 6 miembros cada uno. Origen: centros de enseñanza secundaria (IES), Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), Centro Universitario ISEN, UNED, asociaciones juveniles… También jóvenes sin vínculo a entidad alguna.
  • Clubes de Lectura “Mandarache + 30”. Participantes: adultos mayores de 30 años, organizados en clubes de lectura en el sentido más generalizado. Origen: lectores de los clubes de lectura de las Bibliotecas Municipales, alumnos de la Universidad de Mayores de la UPCT, de la Universidad Popular (UP), de la UNED y de la Biblioteca San Isidoro de la Fundación Caja Mediterráneo.

Las cifras de participación del proyecto son alentadoras. En su última edición (la décimo primera): más de 4.500 jóvenes lectores, 18 institutos de educación secundaria, 3 universidades, 60 profesores, 7 bibliotecas, 2 centros interculturales del menor, 1 centro de educación de adultos, 1 universidad de mayores, 4 talleres literarios, 1 instituto invitado de otro municipio, 10 clubes de lectura, 1 club de lectura virtual y 30 jóvenes voluntarios que colaboran en la organización de las actividades. En su edición de 2015-2016 casi 5.000 ciudadanos se han inscrito y participan en alguna de las modalidades del proyecto.

4. Coméntanos brevemente cuál es la mecánica del proyecto, en qué consiste

Su fórmula original se corresponde a la de un premio internacional de narrativa en castellano cuya principal característica es que su jurado está compuesto por más de 2.000 jóvenes entre 15 y 30 años, que leen, deliberan y finalmente votan la obra ganadora entre tres finalistas. Los libros son facilitados gratuitamente por el ayuntamiento y los escritores finalistas deben visitar Cartagena para encontrarse con sus lectores y presentar su obra. El Premio Hache tiene la misma fórmula que el Mandarache pero es otorgado por casi 2.000 adolescentes entre 12 y 14 años. Hablamos por tanto de una democracia literaria. Cada curso escolar, los jóvenes se inscriben como jurado organizados en comités de lectura de seis personas cada uno constituyendo uno de los mayores jurados literarios del mundo.

La figura clave para el funcionamiento del proyecto es la constituida por el Grupo Promotor. Este grupo, con más de treinta miembros y con un carácter permanentemente abierto, es el encargado de liderar el proyecto y tomar todas las decisiones del mismo, actuando además como Comité de Selección de Textos en cada convocatoria. Se trata de un grupo heterogéneo de profesionales del ámbito del libro y de la educación: profesores de secundaria, bibliotecarios municipales, bibliotecarios escolares, libreros de la ciudad, animadores a la lectura, dinamizadores de tertulias literarias, técnicos de Juventud, padres de alumnos… ciudadanos que se sienten comprometidos con los objetivos del Proyecto Mandarache y que colaboran de forma voluntaria en los procesos de toma de decisiones y en la dirección del proyecto.

El programa de actividades de cada edición se ajusta al calendario escolar. Podemos identificar las siguientes fases:

  • Periodo de inscripción: noviembre-diciembre
  • Encuentros con autor: enero-marzo
  • Votaciones: abril
  • Entrega de premios: mayo
5. ¿Cómo ha evolucionado desde su lanzamiento? ¿Habéis introducido algún cambio importante?

Desde su creación el programa ha intentado servir de alternativa al fomento de la lectura basado en la literatura especializada dirigida a la población joven. Por tanto, durante los primeros años de vida del proyecto, la literatura juvenil quedó fuera del mismo hasta que en 2009 se detectó la necesidad en los centros de enseñanza de incluir a los adolescentes a partir de 12 años, de tal modo que nuestro programa actuase sobre todos los niveles de la enseñanza secundaria. Por ese motivo creamos el Premio Hache en el que, aquí sí, se trabaja la literatura especializada juvenil. Ése ha sido el mayor cambio vivido por el proyecto hasta el momento y la razón de su actual forma de doble premio literario.

Si observamos el alcance del proyecto, en aquella primera edición del curso escolar 2004-2005 se inscribieron en el Mandarache 714 alumnos procedentes de 6 institutos distintos. A la vez que se han ido incorporando nuevas entidades colaboradoras, las cifras de participación han crecido convocatoria tras convocatoria hasta los casi 5.000 lectores inscritos oficialmente en la décimo primera edición. En total desde el inicio del programa 36.000 personas han participado en el proyecto en alguna de sus ediciones.

6. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención respecto a la respuesta del público desde que comenzasteis?

Desde el inicio, la enorme acogida del programa nos sorprendió. En sus primeras ediciones las cifras de participación de jóvenes y estudiantes casi se duplicaban de un año para otro. Este potencial nos impresionó pues solemos pensar en la lectura como algo minoritario.

Personalmente, la sorpresa más agradable ha sido descubrir la generosidad de muchos profesores y profesoras comprometidos con el fomento de la lectura, cuya labor excede a menudo su cometido oficial. Más allá de los currículos establecidos, el profesorado es una pieza clave en la educación lectora y su influencia es en muchas ocasiones determinante para crear lectores. Lo mismo sucede con los profesionales de bibliotecas. Hay que poner en valor a profesores y bibliotecarios. La mediación es la clave en la formación lectora.

7. ¿Con qué dificultades os habéis ido encontrando?

Además de los años de crisis económica, que ahogaron la tendencia de crecimiento del proyecto, lo más difícil ha sido hacer comprender a los distintos agentes implicados que la tarea de formar lectores no es responsabilidad exclusiva del profesorado de Lengua y Literatura, ni tampoco de los progenitores. También es a veces difícil hacer entender la relevancia del hábito lector en el desarrollo del individuo y sus efectos positivos en la participación de la ciudadanía en la vida pública.

8. Cuéntanos brevemente qué recursos fueron necesarios para poner en marcha la iniciativa

Aunque en la actualidad el Mandarache es uno de los proyectos de mayor envergadura de la Concejalía de Juventud del ayuntamiento, lo cierto es que en su primera edición no hizo falta un gran presupuesto para ponerlo en marcha. La clave para echarlo a andar fue la colaboración entre los distintos agentes: ayuntamiento, centros de enseñanza, bibliotecas, etc… materializada en la figura del Grupo Promotor.

9. ¿Cuál es tu balance personal del proyecto?

Me atrevo a decir, al menos así lo expresan muchos de los escritores que nos visitan, que el Mandarache es sin lugar a dudas uno de los proyectos de fomento de la lectura más impresionantes del país. Para algunos de los autores significa la mejor experiencia de encuentros literarios de su vida. Cuando descubren de primera mano encuentro tras encuentro, actividad tras actividad, que durante meses en Cartagena hay 5.000 personas leyendo, debatiendo, trabajando su libro y enfrentándolo a otros dos títulos para fallar un premio literario, tienen la sensación de encontrarse en un singular paraíso lector. Estoy convencido de que Cartagena es actualmente “la Guadalajara de Europa” en cuanto a jóvenes y lectura.

10. ¿Qué consejos darías a otras personas que se estén planteando poner en marcha una iniciativa similar a la vuestra?

Hay mucha gente trabajando por separado en la formación de lectores, una gran cantidad de iniciativas particulares de agentes diversos: bibliotecarios, profesores, libreros, animadores, talleristas, clubes de lectura, padres y madres, asociaciones… No se trata de crear un gran proyecto lector desde la nada sino de redirigir las energías hacia un mismo torrente. Mandarache es en realidad una gran estructura que acoge cientos de pequeñas células lectoras. Lo macro (las grandes campañas y programas) no sirve para formar lectores.

Datos de contacto

Proyecto Mandarache

Ayuntamiento de Cartagena y Grupo Promotor

mandarache@ayto-cartagena.es e-mail

www.premiomandarache.es Link externo

@joveneslectores Twitter

Premio Mandarache Facebook

Canal YouTube Youtube

Jóvenes Lectores Pinterest

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte