Observatorio de la Lectura y el Libro

Observatorio de la
Lectura y el Libro

La lectura y los lectores

2 de agostode 2017

Estudio de Uso y Actitudes de Consumo de Contenidos Digitales

  • Aunque el consumo de contenidos digitales avanza, el libro digital mantendrá un papel secundario frente a la distribución del libro en papel, según un estudio del ONTSI
  • El consumo de libros digitales es superior en mujeres, personas de entre 45 y 54 años y residentes en hábitats de más de 400.000 habitantes
Cubierta Informe ONTSI

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) ha publicado recientemente los resultados de su Estudio de Uso y Actitudes de Consumo de Contenidos Digitales PDF. Partiendo de una revisión bibliográfica y un trabajo de campo realizado a finales de 2016, el estudio ofrece un análisis de los usos y actitudes de consumo de doce contenidos digitales en España, concretamente: películas, series, videos y documentales; fotos digitales; música, programas o podcasts; videojuegos; libros digitales; periódicos y revistas digitales; páginas webs, blogs y foros; cursos y formación, contenidos educativos; redes sociales; programas para compartir archivos; contenidos personales compartidos por los usuarios; y aplicaciones móviles (apps).

Como señala el informe, el libro ha sido el último contenido que ha emprendido el camino de la distribución digital. Por ello, las fuentes documentales que analizan el uso y la percepción de los consumidores son escasas. Aun así, aporta diversos datos interesantes que nos permiten conocer algo más sobre la realidad actual del consumo, formas de acceso y perfil del usuario de libros digitales, entre los que destacamos los siguientes análisis:

Consumo de contenidos digitales en el último año
  • La descarga es la forma más habitual de acceso a los libros electrónicos. Según el ONTSI, el principal mecanismo de ingresos en los diversos modelos de negocio asociados a los contenidos digitales es la publicidad digital, que en general goza de buena aceptación (siempre que a cambio se pueda acceder a los contenidos gratuitamente). Entre tanto, en los modelos de negocio en los que los usuarios pagan por el contenido se impone poco a poco el acceso en streaming frente a la descarga, especialmente en sectores como el audiovisual. No obstante, en el caso de los libros electrónicos, al igual que en el de la música, la descarga tiene todavía amplia aceptación. Así, del total de usuarios de libros electrónicos (un 23,5%), el 17,8% consigue sus lecturas a través de la descarga desde Internet, mientras un 5,4% lee online, siendo estas las formas más habituales de acceso.
  • El libro digital mantendrá un papel secundario frente a la distribución del libro en papel. Son varios los informes que apuntan hacia la idea de que en la mayoría de los sectores (en la música por ejemplo ya lo ha hecho) el gasto de los usuarios en formato digital superará en un corto periodo de tiempo al vinculado a los contenidos en soporte físico. Pero no será así, señala el ONTSI, en el caso del libro digital. Los diversos estudios al respecto coinciden en otorgar al libro digital un papel secundario frente a la distribución en papel, con crecimientos a largo plazo, pero que en ningún caso alcanzarán el mismo nivel de la distribución en soporte papel.
  • ¿Cómo es el consumidor de libros digitales? El porcentaje de uso de libros digitales en el último año ha sido del 23,5%, ocupando el noveno puesto entre los contenidos analizados. A este respecto el estudio evidencia algunas diferencias significativas en función de variables como el sexo, la edad o el tamaño de hábitat. Así, en contra de lo que ocurre en la mayoría de los contenidos digitales, en el caso del libro electrónico su uso es algo superior en mujeres (24,7%) que en hombres (22,3%). Por edad, el valor más alto de uso de libros electrónicos se registra en personas de entre 45 y 54 años (26,7%) y el más bajo en las personas de entre 65 y 74 años (14,2%). Los más jóvenes (16 a 24 años) superan la media con un 24,7%. Entre tanto, por tamaño de hábitat se observa una relación directa: a mayor tamaño, mayor consumo de libros digitales, con proporciones que alcanzan el 29,3% en hábitats de más de 400.000 habitantes, y que descienden hasta el 14,7% en los de menos de 2.000 habitantes. Los lectores de ebooks destacan, además, por darle al libro digital un uso fundamentalmente cotidiano: el 9,2% de los consultados utiliza el ebook diariamente frente a un 5,1% que lo usa al menos una vez al mes y un 4,9% todas las semanas.
Consumo de contenidos digitales por edad
  • Dispositivos de acceso al libro digital: el móvil es el dispositivo electrónico más utilizado para acceder a casi todos los tipos de contenido a excepción de, entre otros, los libros digitales. Así, solo el 2,1% de los encuestados (lectores o no lectores de ebooks) accede a libros digitales desde el teléfono móvil. El estudio evidencia, entre tanto, un incremento en el uso de dispositivos como los lectores de libros electrónicos o las tabletas a la hora de leer libros digitales, siendo utilizados con este fin por el 15,6% y el 5,8% de los encuestados respectivamente. El uso de ambos dispositivos para leer crece sustancialmente respecto al estudio anterior, de 2011, entre los lectores de libros digitales, pasando del 47,4% al 66,5% en el caso de los dispositivos específicos de lectura, y del 3,3% a un 24,5% en el caso de las tabletas. Entre tanto, el móvil desciende del 11,2% al 9,0%. El estudio señala, también aquí, que el libro digital seguirá manteniendo un papel secundario frente a la lectura en papel.
  • Crece el pago por contenidos: el pago por contenidos digitales ha aumentado en todos los sectores, alcanzando un porcentaje del 32,1%. Y tras los contenidos audiovisuales, los libros electrónicos son el segundo sector por el que más personas han pagado (10,6%), situándose por delante de la música (10,5%). Nuevamente aquí nos encontramos diferencias en función de diversas variables. Así, por edad, es en las personas de entre 35 y 44 años donde se registra el porcentaje más elevado de población que paga por libros electrónicos (14,6%), mientras los jóvenes de 16 a 24 años (recordemos, uno de los grupos de edad que superan la media en consumo de libros digitales) registran el menor porcentaje, con un 8,2%. Por tamaño de hábitat la relación, una vez más, es directa: a mayor hábitat mayor pago por consumo, alcanzando el 16,9% en los de más de 400.000 habitantes. Lo mismo ocurre con el nivel de ingresos, registrándose un 40,3% entre aquellos que ganan más de 2.500 euros mensuales (un 24,2% entre los que ganan menos de 900). Por sexo no hay grandes diferencias.
  • Entre los usuarios que han pagado por algún contenido digital el último año, el gasto medio anual en libros digitales es de 17,6 €. El sistema preferido es el pago por consumo (25,6%), seguido por el consumo gratis con publicidad (19,7%) y la suscripción (10,3%).

 

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte