Ud está aquí:
  1. Home
  2. La cueva de Altamira
  3. El arte de Altamira

El arte de Altamira

La cueva de Altamira es la máxima representación del espíritu creador del hombre. Presenta un arte en grado de excelencia. Las técnicas artísticas (dibujo, pintura, grabado), el tratamiento de la forma y el aprovechamiento del soporte, los grandes formatos y la tridimensionalidad, el naturalismo, la abstracción y el simbolismo, todo está ya en Altamira.

Bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos fueron pintados o grabados durante los milenios en los que la cueva de Altamira estuvo habitada, entre hace 36.000 y 13.000 años antes del presente. Estas representaciones se extienden por toda la cueva, a lo largo de más de 270 metros, aunque es en la Sala de Polícromos donde se concentran en mayor número.

Las representaciones más grandes son caballos y, bisontes de entre 125 y 170 cm de longitud, y una cierva, de más de dos metros. Primero se grabó el contorno y se dibujó a línea negra con carbón; luego se rellenaron con pintura roja o amarillenta. En algunos bisontes se marcó con pintura negra el cambio de coloración de su vientre o se utilizó el lápiz de carbón para detallar el pelo o la joroba. Además, el grabado se utilizó en ojos, cuernos, pelo del cuello, etc.

+ Información:Salto de línea Catálogo "Altamira, el primer arte" Link externoSalto de línea

Bisonte Pulse para ampliar
Bisonte recostado Pulse para ampliar
Bisonte en trazo negro Pulse para ampliar
Caballo Pulse para ampliar
Cabra Pulse para ampliar
Cierva Pulse para ampliar
Signo en trazo negro Pulse para ampliar
Signo en trazo rojo Pulse para ampliar
Subir