Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Museo Nacional
y Centro de Investigación de Altamira

Cabecera Museo de Altamira
  1. Home
  2. La cueva de Altamira
  3. El descubrimiento de Altamira

El descubrimiento de Altamira

Marcelino Sanz de SautuolaPulse para ampliar
María Justina, hija de Marcelino Sanz de SautuolaPulse para ampliar
Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la Provincia de SantanderPulse para ampliar
Entrada a la cuevaPulse para ampliar

A la cueva de Altamira le corresponde el privilegio de ser el primer lugar en el mundo en el que se identificó la existencia del Arte Rupestre del Paleolítico superior. Altamira fue también un descubrimiento singular por la calidad, la magnífica conservación y la frescura de sus pigmentos. Su reconocimiento se postergó un cuarto de siglo, en una época en la que resultaba de difícil comprensión para una sociedad, la del siglo XIX, inmersa en rígidos postulados científicos.

La cavidad fue descubierta por un lugareño, Modesto Cubillas, hacia el año 1868. Acompañado por Cubillas, Marcelino Sanz de Sautuola visitó por primera vez la cueva en 1875 y reconoció algunas líneas que entonces no consideró obra humana.

En la Exposición Universal de París conoció de primera mano algunos objetos prehistóricos encontrados en cuevas del sur de Francia. Sautuola, que ya tenía una amplia formación en Ciencias Naturales y en Historia, regresó a España con una perspectiva renovada y decidido a emprender sus propios trabajos en las cuevas de Cantabria. Acompañado por su hija María volvió a Altamira en 1879. Será la niña la primera en ver las figuras en el techo de la cueva.

En 1880 Sautuola publicó el hallazgo en el folleto Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la Provincia de Santander, atribuyendo las pinturas a la prehistoria, al periodo paleolítico. A pesar de su lúcido análisis, sus contemporáneos, desde diferentes perspectivas intelectuales, evolucionistas, creacionistas o los incrédulos prehistoriadores del momento, acogieron con escepticismo su planteamiento.

Su valor no fue reconocido hasta el descubrimiento de arte rupestre paleolítico en otras cuevas de Europa, principalmente en Francia (Le Mouthe, Combarelles y Font de Gaume). En 1902, el prehistoriador francés Émile de Cartailhac publicó Les cavernes ornées de dessins. La grotte d'Altamira, Espagne. Mea Culpa d'un sceptique. A partir de este momento, la cueva de Altamira adquirió reconocimiento universal, convirtiéndose en un icono del arte rupestre paleolítico.

Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira
Marcelino Sanz de Sautuola, S/N 39330 Santillana del Mar
Tlf. (34) 942818005

  • Logotipo UNESCO Patrimonio mundial
  • Logotipo portal de transparencia
  • Logotipo Art Project

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte - Gobierno de España