Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Actividades
  3. Conciertos
  4. Contrapunto al desnudo

Contrapunto al desnudo

El Cuarteto Ribera explorará los recorridos de la forma de la fuga, de Bach a Piazzola.

Desde que Pitágoras relacionó las medidas aritméticas y geométricas con las armónicas, es indudable la relación de la música con las proporciones matemáticas.

Ya en el Renacimiento, con el uso sistemático del estilo musical canónico, donde una melodía se repite de forma invertida o en otro tono simultáneamente al sujeto principal, se establecieron las bases de la forma de la Fuga. Fue el gran maestro J.S. Bach quien llevó al máximo el aprovechamiento de esta forma musical, que de una manera metafórica busca la cadencia final después del desarrollo, casi hasta la extenuidad de un tema o sujeto.

En cuanto a proporciones, el cuarteto de Haydn conocido como Las quintas establece en su principal motivo la base perfecta de la escala de armónicos, así como al mismo tiempo quiere emular la perfección en la que el maestro de Leipzig había trabajado con tanto empeño El arte de la fuga.

Los compositores del siglo XX no escaparon a las proporciones de la fuga, aunque llevando más allá de la forma la capacidad de expresarse a nivel emocional. Es el caso del Cuarteto nº 8 de Shostakovich, dedicado a las víctimas del fascismo y de la guerra, que empieza con un tema fugado y que es un grito a la tragedia de la Segunda Guerra Mundial.

También el genio argentino Astor Piazzolla aprovechó este estilo compositivo para narrar las peleas con navajas que se sucedían en su Buenos Aires natal, aunque en su caso le dio su sello inconfundible de tango.

Sin duda, la fuga nos recuerda a la vida, a las proporciones que rodean nuestro mundo, a veces aparentemente caóticas pero con un final seguro, el de la cadencia musical, el descanso definitivo, la muerte.

Línea horizontal

18 de octubre

Capilla del Museo, 20.30 h

6€ (4€ Amigos del Museo)

Subir