José Ignacio Wert presenta una nueva edición del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua

17 de octubre de 2014

Actualidad

Ver imagen en alta resolución. Sin imagen.

“El Diccionario de la Academia es el del uso y la unidad, simple y supremamente”. Así se ha expresado, en presencia de los Reyes de España, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, en el discurso de presentación de la vigésimo tercera edición del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), durante un acto que ha tenido lugar esta mañana en Madrid.

Utilizando palabras de Quintiliano, el ministro ha señalado que “el uso es el auténtico maestro del lenguaje” y debemos utilizarlo “como utilizamos la moneda, la cual tiene curso público y un cuño que es conocido por todo el mundo”.

Refiriéndose a Horacio en el Arte de la poética, Wert también ha indicado que ese uso provoca que “al igual que los bosques mudan sus hojas cada año, acaba la vida de las palabras ya gastadas, y florecen y cobran fuerza las recién nacidas. Renacerán vocablos muertos y morirán los que ahora están en boga”.

Asimismo, el ministro ha defendido el discurso de Fernando Lázaro Carreter en 1992 para destacar que “nos encontramos ante el Diccionario de la unidad”. Y ante una obra que, en su vigésima tercera edición, “ensancha las fronteras del español, con cerca de 19.000 americanismos, siguiendo la senda abierta por Dámaso Alonso”.

El alma de nuestros pueblos
“La lengua española es el alma de nuestros pueblos, fundamento de nuestra cultura, fruto de nuestro mestizaje, refugio de nuestra memoria, fuente de convivencia, canal de cohesión y testimonio de nuestra identidad plural y común”, ha precisado José Ignacio Wert. Según sus palabras, “el español es uno de nuestros principales activos, y su unidad la principal fortaleza con que cuenta como lengua de comunicación y de cultura”.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte también ha citado a Albert Camus: “todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro”. Y para finalizar ha ensalzado la labor de la RAE: “no solo es defensora de las palabras, sino también de los valores e ideas que éstas albergan. Las palabras son la manifestación suprema de nuestra propia libertad”.

Discurso del ministro  

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para dar una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies

  • Entendido