Red de Información en Europa - Ministerio de Educación
Eurydice - Network on education systems and policies in Europe ...

Redipedia

Evaluación en la Educación Infantil

La evaluación en la Educación Infantil tiene un carácter global, continuo y formativo. La evaluación en esta etapa sirve para identificar y valorar los procesos de desarrollo del alumnado así como sus aprendizajes, siempre en función de sus características personales. Para ello se toman como referencia los criterios de evaluación de cada una de las áreas curriculares del segundo ciclo establecidos a nivel estatal, que han sido completados por las Comunidades Autónomas en sus respectivos ámbitos de gestión.

De la misma forma, las Administraciones educativas concretan el proceso de evaluación del alumnado en sus respectivos ámbitos de gestión, aunque algunas Comunidades Autónomas lo hacen de forma conjunta para el primer y segundo ciclo y otras únicamente regulan la evaluación en el segundo ciclo. En cualquier caso, las Comunidades Autónomas destacan la utilidad de este proceso en la valoración, revisión y mejora de la práctica docente, en aras de ajustarse a las necesidades del alumnado.

El proceso de evaluación se inicia durante el periodo de adaptación del niño o niña a la escuela, realizándole la evaluación individual inicial que cada centro delimita en su proyecto educativo. Además, a través de la evaluación continua se hace un seguimiento diario de cada uno de los niños y niñas, en función de los objetivos y los criterios de evaluación planteados. Por último, la evaluación final concreta el grado de adquisición de las capacidades y habilidades básicas alcanzado al final del curso escolar.

Las Administraciones educativas concretan la realización de, al menos, tres sesiones de evaluación formales por curso. Sus resultados se expresan en términos cualitativos, recogiéndose los progresos efectuados por el alumnado y, en su caso, las medidas de refuerzo y adaptación llevadas a cabo. Tras cada sesión de evaluación se entrega a las familias un informe escrito. Estos boletines, junto a los distintos documentos de evaluación, sirven también para mejorar la coordinación entre los dos ciclos que componen esta etapa educativa. Además, con el fin de garantizar una adecuada transición del alumnado entre las etapas de Educación Infantil y de Educación Primaria, los centros docentes que imparten Educación Infantil establecen mecanismos de coordinación con los centros a los que se incorpora su alumnado.

Dado el carácter de la evaluación en Educación Infantil, su finalidad no es la calificación del alumnado o su promoción de un curso a otro y a la Educación Primaria, que es automática.

De forma excepcional, las Administraciones educativas pueden autorizar la permanencia un año más en la etapa de un niño o niña que presente necesidad específica de apoyo educativo. La duración del segundo ciclo se puede flexibilizar también para el alumnado con altas capacidades, autorizando el inicio anticipado de su escolarización en la Educación Primaria. Información detallada sobre las medidas de atención a la diversidad del alumnado se puede consultar en el artículo Atención a las necesidades educativas del alumnado en centros ordinarios de Educación Infantil, Primaria y Secundaria.

La evaluación del alumnado es competencia del tutor o tutora del aula, apoyado por los profesionales que trabajen con el grupo de alumnos o atiendan a cada uno de ellos en particular. La técnica principal de la recogida de información en el proceso de evaluación es la observación directa y sistemática, que generalmente se complementa con el análisis de las producciones de los niños y niñas y las entrevistas con las familias.