Columna derecha

Lectureando con…

Chile para Niños. Conectando a los pequeños lectores con el patrimonio cultural del país

  • Bajo el lema ‘Digitalizar es democratizar’, el portal ‘Memoria Chilena’ de la Biblioteca Nacional de Chile lleva desde el año 2003 poniendo al alcance de todo el mundo muchas de las obras custodiadas en sus muros. ‘Chile para Niños’ es una extensión de este programa con el que se trata de promocionar la lectura difundiendo entre los niños y niñas chilenos menores de 12 años la riqueza bibliográfica y documental de esta gran BibliotecaSalto de línea

Logo Biblioteca Nacional de Chile

Memoriosa es una niña de 7 años que tiene la inmensa suerte de vivir en la Biblioteca Nacional de Chile, un gran Palacio de los libros cuyos estantes recorre, cada día, acompañada por sus dos grandes amigos: un sabio búho llamado Medina que, a pesar de tener casi cien años, no se cansa de investigar y contar historias a sus amigos; y una laboriosa Mariposa, cuyas alas recorren Chile de norte a sur con el fin de conocer y aprenderlo todo sobre este larguísimo país para luego llevar sus memorias y la de todos los chilenos a la Biblioteca. Sus andanzas entre los más de millón y medio de volúmenes que alberga esta bicentenaria Biblioteca, además de fotografías, mapas, revistas, diarios y música, nos las cuentan en una bitácora que han bautizado con el nombre ‘Chile para Niños’ Link externo. Con ella, estos tres personajes tratan de acercar el patrimonio cultural de este país a los visitantes más menudos de la Biblioteca: los niños y niñas chilenos menores de 12 años. Y lo hacen de una forma atractiva para los pequeños, adaptando el lenguaje y los contenidos a sus destinatarios, haciéndoles partícipes del patrimonio cultural de este bello país y contribuyendo a la formación de los que serán sus futuros usuarios.

El programa, que se creó en el año 2005, es una extensión de ‘Memoria Chilena’ Link externo, un portal de la Biblioteca Nacional de Chile que, bajo la consigna de que “Digitalizar es democratizar”, desde el año 2003 pone al alcance de navegantes de todo el mundo, de forma libre y gratuita, obras digitalizadas de sus colecciones. Con el fin de acercar este rico patrimonio cultural a los más pequeños, ‘Chile para niños’ ofrece a través de 48 micrositios temáticos una serie de contenidos presentados de forma lúdica y acompañados de una serie de actividades con las que se busca facilitar la conexión entre dichos contenidos y la vida cotidiana de los niños chilenos.

‘Chile para niños’ intenta además enriquecer la oferta de contenidos no escolares para los menores de este país, bajo la convicción de que la valoración del patrimonio y la conexión con su historia cultural debe ser una constante en la vida de los ciudadanos y no necesariamente vinculada a instancias formales de aprendizaje.

Lectureando con... Daniela Schütte, Coordinadora Biblioteca Nacional Digital, Memoria Chilena, Chile para Niños. Departamento de Colecciones Digitales, Biblioteca Nacional de Chile

Chile para Niños

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surgió la iniciativa?

‘Chile para Niños’ nació el año 2005, al alero de ‘Memoria Chilena’, un portal de la Biblioteca Nacional de Chile que desde el año 2003 pone al alcance de navegantes de todo el mundo, en forma libre y gratuita, obras digitalizadas pertenecientes a las colecciones de la biblioteca. La consigna de ‘Memoria Chilena’ es “Digitalizar es democratizar”.

Las obras que se digitalizan y ponen en línea a través de ‘Memoria Chilena’ son seleccionadas por investigadores especializados, de acuerdo a criterios como su relevancia documental, histórica y/o cultural, su valor literario o estético, su estado de conservación o la demanda de los usuarios. Se encuentran digitalizados, por ejemplo, libros, revistas y periódicos en sus ediciones originales, artículos y notas de prensa, manuscritos y cartas, además de fotografías. Destacan obras clásicas de la literatura y la historiografía chilenas, y tesoros bibliográficos de las colecciones patrimoniales de la Biblioteca Nacional de Chile. Los objetos digitalizados se encuentran insertos en micrositios temáticos que operan como un mediador entre las fuentes documentales y sus lectores, permitiendo así conocer su contexto y propiciar una adecuada valoración desde el punto de vista histórico, cultural y bibliográfico.

‘Chile para Niños’ surgió para hacer llegar no sólo a los adultos, sino también a los más pequeños, el patrimonio cultural que resguarda la Biblioteca Nacional. Al igual que ‘Memoria Chilena’, ‘Chile para Niños’ presenta objetos digitalizados insertos en micrositios temáticos. La diferencia entre ambos portales es el lenguaje utilizado y la selección de contenidos, ya que en el caso de ‘Chile para Niños’, además de considerar la relevancia histórica, social y cultural de los objetos digitalizados, se considera también el atractivo infantil. Algunos de los micrositios temáticos con los que cuenta actualmente ‘Chile para Niños’ son: “Andar en tren”, “La flora chilena”, “Rapa Nui”, “El fútbol en Chile”, “Nuestra lira popular” y “Cocina chilena”.

Chile para Niños

2. ¿Con qué expectativas? ¿qué objetivos persigue?

A grandes rasgos, los objetivos principales de ‘Chile para Niños’ son colaborar en la formación de niños y niñas en la valoración y apropiación del patrimonio chileno y contribuir en la formación de los futuros usuarios de la Biblioteca Nacional de Chile y de ‘Memoria Chilena’, y de los futuros ciudadanos del país.

3. ¿A qué público está destinada?

El sitio está destinado a niños y niñas menores de 12 años y diseñado de tal manera que ellos puedan navegar de manera independiente. Esperamos, sin embargo, que los adultos se involucren con los niños en los contenidos del sitio y, mediante actividades, pretendemos que se generen diálogos entre las distintas generaciones.

Chile para Niños

4. Coméntanos brevemente cuál es la mecánica del proyecto, en qué consiste

‘Chile para Niños’ utiliza personajes y una estructura narrativa para presentar sus contenidos, siempre relacionados al patrimonio y la cultura chilena. La anfitriona del sitio es Memoriosa, una niña muy curiosa de 7 años, quien vive en la Biblioteca Nacional y escribe una bitácora, acompañada de la Mariposa y el Búho Medina.

Los micrositios temáticos de ‘Chile para Niños’ son capítulos de la bitácora de Memoriosa, que sirven para organizar los contenidos. Para cada micrositio, se seleccionan 6 recursos digitales asociados. Dos de ellos son siempre una palabra y una actividad, los restantes serán imágenes, documentos, audio o vídeo, pertenecientes a las colecciones de la Biblioteca Nacional. Así, por ejemplo, en el micrositio “Migrar”, Memoriosa, cuenta a los niños y niñas que llegó a su colegio una nueva compañera, venida desde Nicaragua. A partir de esta situación y valiéndose de fotografías, cartas, dibujos y vídeos, cuenta los distintos procesos migratorios que ha experimentado Chile a lo largo de su historia. Actualmente, ‘Chile para Niños’ cuenta con 48 micrositios.

Las actividades de cada micrositio las entendemos como una vía de conexión entre los contenidos entregados y la vida cotidiana de los niños y niñas. También son un espacio que potencia la integración de la familia y el entorno en el trabajo conjunto. Por último, son una herramienta que nos ayudará a educar la sensibilidad y nuestros sentidos, al permitirnos una pausa para volver a mirar lo que tantas veces hemos visto. Lo que prima aquí, es la idea que el computador es un medio de aprendizaje y conocimiento, pero el mundo real y el que nos interesa que vivan nuestros niños está fuera de él.

Con el fin de difundir los contenidos del sitio web, en 2016 el equipo de ‘Chile para Niños’ hizo visitas a colegios de distintas comunas de Santiago para presentar el sitio a los niños y realizar con ellos algunas de las actividades disponibles. En la misma Biblioteca Nacional, además, se hicieron los fines de semana algunas de estas actividades y otros talleres infantiles.

5. ¿Cómo ha evolucionado desde su lanzamiento? ¿Habéis introducido algún cambio importante?

Aunque el objetivo ha sido siempre el mismo —poner en valor el patrimonio cultural que resguarda la Biblioteca Nacional, acercándolo a los niños y niñas de nuestro país—, el método ha cambiado.

El año 2014, ‘Chile para Niños’ experimentó un cambio importante. De textos expositivos, se pasó a textos narrativos, buscando que la lectura del sitio fuera grata y clara para los niños. El lenguaje, demasiado abstracto, se volvió más concreto, para permitir con mayor facilidad la apropiación de los contenidos por parte de los niños y vincularlo con su cotidianidad. Cambiaron también la gráfica, incluso la apariencia de Memoriosa, y la plataforma, que se actualizó para que fuera compatible con IOS (iphone, ipad, etc.), ya que antes requería Flash. El portal, finalmente, contenía juegos interactivos en cada tema, que divertían a los usuarios pero tenían escasa relación cognitiva con el contenido planteado. Los juegos virtuales fueron reemplazados por las actividades, que esperamos despierten la creatividad de los niños y los motive a descubrir su entorno. Queremos propiciar la idea de que el computador es un medio de aprendizaje, no un fin.

El 28 de mayo del año 2017, ‘Chile para Niños’ presentó un nuevo sitio web que creemos facilita la navegación y el encuentro con los contenidos disponibles.

Chile para Niños

6. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención respecto a la respuesta del público desde que comenzasteis?

Creo que una de las cosas que más nos ha llamado la atención, es la escasa oferta de contenidos culturales no escolares para niños que existe en nuestro país y en general en Latinoamérica. Si bien existen numerosos proyectos muy interesantes, nos hemos enfrentado a que la mayoría de ellos tienen un enfoque muy vinculado al “hacer tareas o trabajos” para el colegio o la escuela.

En el caso de ‘Chile para Niños’ la apuesta ha sido un poco distinta. Creemos que la valoración del patrimonio y la conexión con nuestra historia cultural debe ser una constante en la vida de los ciudadanos, no necesariamente vinculada a instancias formales de aprendizaje.

7. ¿Con qué dificultades os habéis ido encontrando?

Uno de los momentos quizás más difíciles fue cuando decidimos emprender el cambio de plataforma y editorial del sitio. Cuando pasamos de textos expositivos a textos narrativos, porque confiábamos en que estos nos permitirían llegar de un modo más cercano a los niños; y cuando eliminamos los juegos interactivos por actividades. La dificultad de este momento radicó principalmente en la reticencia de los usuarios adultos, principalmente de los educadores, a este modelo.

Para afrontarlo, contestamos cada uno de los reclamos que recibimos, explicando las razones y justificando adecuadamente cada una de las decisiones tomadas. Afortunadamente, el tiempo y las estadísticas han demostrado que la decisión, al menos hasta aquí, fue correcta.

8. Cuéntanos brevemente qué recursos fueron necesarios para poner en marcha la iniciativa

Además de los recursos económicos, tecnológicos y de infraestructura, creo que lo más importante, en este y en general en todo tipo de proyectos, es la conformación del equipo humano que les da vida. Una parte importante, es cierto, es la integración multidisciplinaria (editores, investigadores, diseñadores, ingenieros, etc.) y de habilidades y conocimientos coherentes con las necesidades del proyecto que se emprende, pero fuera de esto, la confianza en la idea y la convicción en el aporte del esfuerzo que se pretende llevar adelante, resulta –desde mi punto de vista– crucial.

Chile para Niños

9. ¿Cuál es tu balance personal del proyecto?

Creo que al igual que ‘Memoria Chilena’ y ‘Biblioteca Nacional Digital’, ‘Chile para Niños’ ha sido un buen proyecto. Como todo, nos hemos equivocado mucho, hemos tenido algunos aciertos y sin duda, hemos aprendido muchísimo también llevándolo adelante. Me parece que ha significado un aporte importante para la difusión de nuestro patrimonio y fundamentalmente de las colecciones de la Biblioteca Nacional entre niños y niñas chilenos –que no siempre son considerados como los beneficiarios directos de este tipo de servicios–, pero falta muchísimo aún por trabajar en esta área. Y esperamos poder seguir haciéndolo.

10. ¿Qué consejos darías a otras personas que se estén planteando poner en marcha una iniciativa similar a la vuestra?

Creo que el mejor consejo es que definan detenida y razonablemente su línea editorial y que se mantengan fieles a ella, no dejándose influenciar por contingencias o situaciones externas a los proyectos. Lo otro, es que crean y confíen en que lo que están haciendo está bien, que es un aporte y que va a servir.

Cerrar

Datos de contacto

"Chile para Niños"Salto de línea

Biblioteca Nacional de Chile, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos

Libertador Bernardo O'Higgins 651 Santiago, Chile

Teléfonos: +562 23605221 / +562 23605280

www.chileparaninos.cl Link externo

memoria.chilena@bibliotecanacional.cl e-mail

Chile para Niños Facebook

@MemoriaChilena Twitter

Subir