Volver

El Real Monasterio de San Jerónimo de Yuste

Interior del Monasterio de Yuste

Se trata de un Monasterio con orígenes centenarios, que reúne multitud de circunstancias históricas desde su nacimiento, como la estancia de Carlos V o la instalación en él de la orden de los Jerónimos.

El Monasterio de Yuste es el único sitio real que, después de la desaparición del Palacio de los Reyes Católicos en Guadalupe, se puede calificar de "edificio singular" en España. Cuenta con un rico patrimonio cultural de primer orden y ha sido testigo de los avatares de la Historia de España y de Europa.

En él coinciden varios hechos relacionados con su vocación europea. En primer lugar, la figura de Carlos V que sirve de referencia para entender parte de nuestra historia común y el sentimiento de espiritualidad que va aparejado a una forma de ver el mundo. Después de cuatrocientos años, esa esencia sigue en Yuste intacta, y se ha construido a tenor de una serie de avances, como la CECA, el Tratado de Roma, la Comunidad Económica Europea y la Unión Europea. Toda una cascada de respuestas que vienen a responder al sueño de Europa que Carlos V tuvo al abdicar.

Jardines del Monasterio de Yuste

En segundo lugar, la Orden Jerónima, que tuvo su Curia Generalicia en el Monasterio de San Jerónimo de Yuste. La vida de un monje jerónimo es la vida de la oración, silencio y trabajo. Se trata de una vida monástica que, en resumidas cuentas, es una síntesis de la vida cartujana, trapense y benedictina, conceptos enraizados en la cultura europea desde la Edad Media. La conjunción de todo, sumado a la idea Agustina y al conocimiento que recorrió el Continente, desde Jerusalén y Constantinopla hasta la Península Ibérica.

En tercer lugar, la ubicación de la Academia Europea de Yuste que ha determinado un relanzamiento de la Europa cultural, de la Europa Social, de la identidad y diversidad de la Europa contemporánea, de la Europa de los ciudadanos, fundamentalmente a través de sus actividades y de su proyección con el Premio Europeo Carlos V.

En resumen, puede decirse que Yuste, el Emperador Carlos y Europa forman un mismo hecho que resume perfectamente los avatares de la historia continental.

Formulario de solicitud

Subir