Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Qué ver
  3. Sorolla Itinerante

Sorolla Itinerante

paisaje

Terra adentro. A Espanha de Sorolla

Museu Nacional de Arte Antiga Nueva ventana

Del 7 de diciembre 2018 al 31 de marzo 2019

En esta muestra se aborda la pintura de paisaje de Sorolla, que abandona momentáneamente las playas de Mediterráneo para recorrer "tierra adentro" el campo de las diferentes regiones de nuestro país.

La exposición se compone de 68 obras: 57 pinturas al óleo sobre lienzo y 11 "notas de color" (tablillas de pequeño tamaño), todas ellas pertenecientes a la colección Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla.

Línea horizontal

fotografía de Sorolla pintando a T.F Ryan

Sorolla en su paraíso

Centro Niemeyer Nueva ventana

Del 28 de junio al 6 de enero 2019

La presente exposición pretende reconstruir fotográficamente el ambiente creativo de Joaquín Sorolla y su presencia en los ambientes culturales españoles entre las vísperas de la Revolución de 1868 y la Dictadura de Primo de Rivera, entre los que transcurrió la vida del pintor.

Dada la importancia de su figura y su condición de genial artista y gloria nacional, Sorolla fue siempre objetivo de los fotógrafos, desde los maestros de su tiempo, como Antonio García, Christian Franzen, Alfonso, Campúa, Guillem Bestard, González Ragel y Venancio Gombau, que le retrataron en sus estudios, en los escenarios de su trabajo, entre las personas de su cercanía familiar y afectiva y en todos los lances relevantes de su vida.

Importante en la muestra es la presencia de algunos de los grandes fotógrafos norteamericanos de su tiempo, como W.A. Cooper, Williams M. Hollinger, Harris and Ewing, Gertrude Käsebier y Sebastian Cruset.

Línea horizontal

Mujeres asturianas llevando fardos en la cabeza

Notas de Asturias. Joaquín Sorolla

Centro Cultural Niemeyer Nueva ventana

Del 28 de junio 2108 al 6 de enero 2019

Joaquín Sorolla llamaba “notas de color” a los pequeños óleos que solía pintar sobre tablillas o pequeños cartones cuando salía al aire libre. La mayoría de las veces son obras independientes a las que Sorolla daba valor propio; de hecho envió muchas de ellas enmarcadas a las grandes exposiciones que hizo durante su vida.

No son necesariamente preparatorias de ningún cuadro de mayor tamaño, aunque cumplen esa función en el sentido de ser un ejercicio, un entrenamiento: mediante estas anotaciones rápidas y espontáneas, Sorolla se va empapando de las tonalidades particulares del colorido de un determinado escenario, de sus ambientes luminosos, de manera que, cuando acomete cuadros de mayor tamaño, tiene esas cualidades asimiladas e interiorizadas y puede pintar con la rapidez que le caracteriza para no perder la gracia del momento.

Subir